Ir al contenido principal

¿Es posible inscribir embargo inmobiliario, sin necesidad de privilegio o hipoteca previa?


Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario.

El embargo inmobiliario es el procedimiento de ejecución que tiene por objeto poner bajo custodia de la justicia, previo mandamiento de pago, un inmueble, un usufructo sobre un inmueble o un arrendamiento enfitéutico pertenecientes al deudor o a un tercero causahabiente de éste último, a requerimiento del acreedor con titulo ejecutivo y con el fin de efectuar la venta judicial de esos bienes, en presencia de las personas nombradas y de los acreedores inscritos.


Este embargo es la modalidad de cobrar una obligación que tiene como aval un derecho real inmobiliario. Procedimiento que tiene dos fases, una cuyo objeto es poner los bienes en manos de la justicia y la segunda que está encaminada a preparar la venta del inmueble embargado. Dentro de la primera fase se encuentra la inscripción o transcripción del embargo. En este caso se trata de inscripción, que consiste en someter por ante la oficina del registrador de títulos correspondiente los documentos requeridos por la ley, para llevar a cabo dicha actuación, por ser un inmueble registrado.


Los Artículos 2213 del Código Civil y 551 del Código de Procedimiento Civil, son contestes en que no se puede proceder a expropiación forzosa de los inmuebles, sino en virtud de título ejecutorio y por cosas líquidas y ciertas. En ese tenor se impone que nos remitamos a lo que dispone el artículo 545 del Código de Procedimiento Civil, en cuyo contenido nos señala que tienen fuerza ejecutoria las primeras copias de las sentencias y otras decisiones judiciales y las de los actos notariales que contengan obligación de pagar cantidad de dinero. De lo anterior se colige que el legislador colocó en manos de aquellos acreedores quirografarios, la posibilidad de realizar embargo inmobiliario con cualquiera de estos instrumentos, sin necesidad de que, previamente se haya inscrito sobre el inmueble una hipoteca o privilegio, puesto que como nos dice Froilan Tavares Hijo, en el volumen IV, de su obra Elementos de Derecho Procesal Civil Dominicano, sexta edición, la publicación de la hipoteca es requerida únicamente para asegurar un rango, no para llevar a cabo la ejecución del título.

La Cámara Civil de la Suprema Corte de Justicia, en su sentencia No. 1, de fecha 12 de enero de 2005, a propósito de la problemática planteada, sostuvo: “que si bien es verdad que generalmente los gravámenes de un inmueble que pueden dar lugar a un embargo inmobiliario, son las hipotecas y los privilegios, como dice el fallo atacado, no menos cierto es que cualquier acreedor quirografario también puede trabar embargo inmobiliario con base en un título ejecutorio líquido y exigible, como podría ser un pagaré notarial o una sentencia irrevocable con autoridad de cosa juzgada, sin necesidad de inscribir previamente una hipoteca que en esos casos sería judicial definitiva, ya que la inscripción de tal hipoteca sólo es requerida para asegurar su rango y su permanencia en el inmueble gravado, no obstante transferencia”.

Es bien sabido que la costumbre es fuente de derecho, pero esta funda su valor en la tradición y se impone en escenarios en los que los funcionarios competentes no han legislado. Con esto queremos dejar dicho que poco importa que en la mayoría de los casos la inscripción del embargo inmobiliario este sujeto a un gravamen, pues han sido la doctrina, la ley y la jurisprudencia los que han determinado que es posible inscribir tal embargo sin necesidad de hipoteca o privilegio previo, pues basta con que el acreedor tenga en sus manos un título ejecutorio.

Comentarios

  1. Sr. Vizcaino, entiendo que usted tiene razón en lo que expresa en su articulo, pero creo que debemos tener en cuenta lo expresado en el articulo 31 del Reglamento General de Registros de Títulos Modificado por resolución No. 1737, del 12 de julio de 2007, el cual se refiere al TRACTO SUCESIVO, en ese sentido dicho articulo reza así: "Tracto Sucesivo. Artículo 31. Con posterioridad al primer registro, para ejecutar actos por los cuales se constituyan, transmitan, declaren, modifiquen o extingan derechos reales, cargas o gravámenes sobre inmuebles, se requiere que previamente conste registrado el derecho de la persona que otorga, o en cuyo nombre se otorgan los mismos." Siendo esto así, señor Vizcaíno, creo que es necesario que se inscriba, mediante la doble factura, la hipoteca en virtud del pagare notarial, pues solo así, no se violaría la regla del tracto sucesivo.
    Espero que mi aporte haya sido de utilidad,
    Arnaldo Gomez
    email: arnaldogomezsalcedo@hotmail.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.