Ir al contenido principal

“No somos responsables por daños…” La realidad desconocida.




Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario

Vivimos en una sociedad de consumos, en la que a diario nos trasladamos a establecimientos comerciales, centros médicos, hoteles y distintas empresas, con la finalidad de adquirir un determinado producto o servicio. La mayoría de esos lugares poseen y ofrecen un área destinada para parqueos, lo que hace que el cliente prefiera asistir a éste, porque, en principio, no solo le ofrece la comodidad que busca, sino que también le proporciona la seguridad de que su vehículo de motor estará bien cuidado.

Pero, en casi todos esos espacios, es común encontrar un letrero que contenga lo siguiente: “No somos responsables de los daños causados a sus vehículos ni a sus propiedades. Ni tampoco en caso de robo o perdida”, otros se leen de la siguiente forma: “La administración no se hace responsable de los vehículos dejados en este parqueo”. 

Establecer un espacio con la finalidad de que los usuarios puedan estacionarse genera un atractivo para las personas. Desde el instante en que se procede a parquear el vehículo se crea un vínculo entre el consumidor y la empresa, generándose lo que entre nosotros es conocido como “contrato de parqueo”, el cual arrastra una obligación de seguridad, en cuyo seno la responsabilidad queda comprometida.

Muchos de estos lugares acostumbran a entregar un ticket de parqueo, asignan un personal de seguridad y monitorean el acontecer de ese espacio, lo que genera cierto grado de seguridad y confianza en el cliente. Sin embargo, en caso de reclamación intentan hacer valer el contenido del “letrero”. Y hasta han logrado convencer al usuario de la aplicación del mismo. Esto, sin lugar a dudas es improcedente, incongruente y va en detrimento de los derechos del consumidor, protegidos por la Constitución de la Republica y por la Ley 358-05.

Aspectos como la duda, confusión, ignorancia y hasta conformismo llevan a muchos consumidores a aceptar una realidad que causa malestar e impotencia incalculable, que responde a la situación generada frente a la imposición del contenido de un letrero, aunado al poder de intimidación que posiblemente utiliza el encargado o personal de seguridad.

Debemos crear conciencia. En principio, la responsabilidad civil del establecimiento queda comprometida, exista o no clausula en ese sentido y deberá responder frente a acontecimientos que se presenten y que involucren los vehículos propiedad de los usuarios, a menos que el daño sea producto de un caso fortuito o que la guarda del espacio de aparcamiento corresponda a una persona moral o física distinta. Es decir, que se pruebe la existencia de un acuerdo o contrato en el que se evidencie que el cuidado y vigilancia, al momento de ocurrir el hecho la tenía otro.

Como se trata de derechos de los consumidores muchos alegan que Proconsumidor debería prohibir la colocación de tales letreros. Aquí es preciso advertir que si bien esto resultaría satisfactorio, frente a la situación actual, poco importa que lo haga o no, pues la realidad es que, como hemos sostenido, exista o no un letrero con tal contenido, la entidad es responsable, aunque el parqueo sea pagando una tarifa o sea de forma gratuita.

En República Dominicana, lo recomendable es que exista una legislación que no solo prohíba la colocación de esos letreros, sino que también regule el ámbito de la responsabilidad del establecimiento que se vea vinculado en una actividad como la que mueve el presente articulo, ya que se trata de una situación en la que la mayoría de los establecimientos, públicos o privados, no prestan servicios de guarda y custodia de los vehículos que son estacionados por los clientes.

Algunos se preguntaran: ¿Que debo hacer y como proceder? ¿Existe posibilidad de acudir a la justicia? ¿Tendría resultados favorables? La respuesta a todas esas cuestionantes es afirmativa. Lo primero que debe hacer la persona afectada, es procurar que la administración o el personal encargado atienda a su reclamación, en caso de no prosperar acudir a la asesoría y servicios profesionales de un abogado, para que asuma las diligencias de lugar. Cada caso es diferente y deberá ser atendido conforme a sus particularidades.

El servicio de estacionamiento es una prestación accesoria y complementaria, que genera una obligación de custodia y guarda del vehículo, pues es de suma importancia para el cliente confiar que se van a adoptar las medidas y precauciones necesarias para alcanzar ese fin, cumpliendo con los elementos de prudencia y diligencia, ya que el uso del estacionamiento es uno de los factores que posibilitaron la contratación principal. Es decir, la adquisición del producto o servicio en el establecimiento.

En definitiva, resulta necesario que todas las personas, comprendan lo expuesto, para que de ese modo hagan valer sus derechos en el momento oportuno y con las herramientas pertinentes. Vale señalar que en múltiples ocasiones, tribunales de primer y segundo grado han admitido acciones relativas a daños generados en parqueos. Tesis que también ha sido acogida por la Suprema Corte de Justicia. La jurisprudencia lo ha admitido y debemos educar a todos los ciudadanos, para que llegado el momento no lo pasen por alto.

Conoce y reclama tus derechos!

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.