Ir al contenido principal

Necesidad del Derecho Informático en la República Dominicana

Por: Otilio Sánchez Montero

El Derecho Informático, es la traducción del vocablo alemán “Rechtsinformatik”, término que fue acuñado por el Dr. Wilhelm Steiunmuller en los años de la década de 1970, el cual se traduce a Derecho Informático o informática legal, aunque no es un término univoco, ya que se le han buscado distintos términos para el Derecho Informático, como es Derecho Telemático, Derecho de las Nuevas Tecnologías, Derecho Tecnológico, entre otros.

Ahora bien, ¿Que es el derecho informático? Conceptualizando el Derecho Informático “es un conjunto de leyes, normas y principios aplicados a los actos y hechos derivados de la informática.”[1]

El Derecho Informático, por lo tanto se ocupa del uso, aplicación e implicaciones legales que surgen de la utilización y empleo de las tecnologías en la vida cotidiana. En casos prácticos el Derecho Informático regula, las relaciones laborales que se vean afectadas por el uso o intervención de tecnologías, el uso de video vigilancia, el uso de los equipos y recursos tecnológicos de las empresas, la protección de datos personales, los crímenes y delitos cometidos mediante el uso de las tecnologías, el comercio electrónico, correo electrónico, gobierno electrónico, propiedad intelectual y derechos de reproducción de medios digitales (libros, audios, videos, software), regímenes legales de los dominios web, privacidad de la información contenida en los dispositivos tecnológicos, acceso a la información, firma electrónica, contratos informáticos, telemática, bioética, entre otras.

Este nuevo derecho es considerado como una rama Autónoma del Derecho, ya que como expone el Dr. Horacio Fernández Delpech, reúne los requisitos que se les pide a las otras, al poseer "autonomía legislativa, jurisprudencial, académica-universitaria y cuenta con principios propios". Dando ejemplos de cada uno de ellos, en República Dominicana aunque existe todavía poca legislación sobre el derecho informático, como es la Ley General de las Telecomunicaciones (Ley No.153-98) y el instituto creado a raíz de esta (INDOTEL), Ley de Comercio Electrónico y Firmas Digitales (Ley No.126-02), Ley sobre Delitos y Crímenes de Alta Tecnología (Ley No.53-07), y de manera muy vaga la Ley que regula las Sociedades de Información Crediticia (Ley No.288-05) habla sobre la protección de datos personales, por otro lado está también la Ley de Libre Acceso a la Información pública (Ley No.200-04) y la Constitución Dominicana (26 de Enero 2010) de manera implícita en su Art.44 Sobre Intimidad, Art.52 sobre Propiedad Intelectual (Software) y el Art.70 sobre el Habeas Data.

A raíz de estas leyes también contamos con jurisprudencia emitidas principalmente por el Tribunal Constitucional, como son las sentencias: TC/0062/13 y TC/0042/12, sobre protección de datos personales Vs acceso a la Información, Sentencia TC/0072/12, que trata del Convenio sobre Distribución de Señales Portadoras de Programas Transmitidas por Satélite[2], cabe mencionar que también contamos con la Oficina Presidencial de Tecnologías de la Información y Telecomunicación, la cual se encarga de producir Normas y Estándares para la Administración Pública[3].

A nivel académico, aunque en República Dominicana no se trata este derecho, en las universidades extranjeras existen Maestrías y Especialidades, como es el caso de la Universidad Complutense de Madrid, Universidad de Chile, Universidad de Cuenca en Ecuador, Pontificia Universidad Católica Argentina Santa María de los Buenos Aires (UCA), Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco en Argentina. Y por último, la existencia de sus propios principios como el principio de Derecho al Acceso de Información, Derecho a la Rectificación de Información, Derecho de uso conforme al fin, entre otros.
Dentro del Derecho Informatico, existe una división muy particular, la del Derecho Informático Puro e Impuro. “Es puro cuando los elementos que lo componen no tienen paralelo con otra rama del derecho, es decir, cuyos elementos que lo componen son únicos y no asimilables a algunos ya existentes, cuando no se puede subsumir la figura y aplicarla analógicamente a alguna ya existente. El Derecho Informático Impuro sería aquel que tiene elementos con puntos de contacto con otras ramas del derecho y le son aplicables normativas de estas.” [4]

El Derecho Informático surge como respuesta social al fuerte auge y evolución de la tecnología y la drástica manera en que cambió la vida cotidiana de las personas, es decir, la manera en que se relacionan y los efectos que las nuevas tecnologías producen. En la décadas de los 1970, ya se estaba produciendo un fenómeno social que se conoce hoy en día como la sociedad de la información, producida por la informatización de la sociedad producto de todas repercusiones positivas del impacto de las nuevas tecnologías de la información como son las nuevas oportunidades de trabajo, mayor satisfacción en el trabajo, aumento en la productividad, accesibilidad a la información, entre otros.

Por otra parte, también se empezaron a producir las primeras inquietudes respecto a las eventuales repercusiones negativas motivadas por el fenómeno informático, y que ya requerían un tratamiento especial, dentro de estas están la Continua amenaza de desempleo, Problemas físicos y psicológicos de los cuales se podían padecer por el uso sin control de las TIC, y lo que nos compete en este artículo, Problemas jurídicos, como son los de seguridad y confidencialidad de la información, robo de programas, comisión actos ilícitos mediante las TIC, etcétera. 

Debido a estas repercusiones negativas, los primeros en actuar fueron los países que conformaban el consejo de Europa para el año 1985 firmaron el Convenio 108 de Estrasburgos, para la protección de las personas con respecto al tratamiento automatizado de datos de carácter personal, dicho convenio abierto para todos los países interesados consta de 27 artículos en 7 capítulos, relativas a objetivos, definiciones, ámbitos de aplicación, obligaciones de las partes, derechos, excepciones, sanciones, autoridades, consignas generales y específicas no sólo en materia de protección de datos personales, sino también a nivel del flujo de datos transfronterizos. Constituye, sin lugar a dudas, un cuerpo normativo muy interesante, aunque ciertamente limitado a nivel de resolución del problema, aunque este convenio obliga a las partes firmantes a establecer una entidad que se encargue de velar por la protección de datos personales dentro de sus países, como es el caso de España y la Agencia de protección de datos, Noruega es Datatilsynet Postboks y en Alemania es Der Bundesminister des Innern Postrach.

A medida que ha seguido desarrollándose la sociedad de la información, los problemas jurídicos se han ido agudizando obligado a los países a crear legislaciones especiales para regular y controlar estas situaciones, en la región de Latino América, los países más avanzados en esta rama son Argentina, Brasil, Chile, Perú, México y Puerto Rico, los cuales cuentan con leyes de protecciones de datos, ley de teletrabajo, ley para los crímenes y delitos cometidos mediante el uso de la Tecnología, jurisprudencia, para los actos y hechos que involucren la tecnología en las relaciones laborales, régimen legales para dominios web, en fin un sin número de legislación, doctrina y jurisprudencia, que les permiten garantizar los derechos de su pueblo y continuar recibiendo los aspectos positivos de las tecnologías.

En tal virtud, la Republica Dominicana, debe prestarle atención e interés a esta rama del Derecho e implementar de manera activa la legislación correspondiente, para proteger a los ciudadanos, porque es inaceptable vivir en un país donde no se respeta la privacidad de los datos personales de las personas y se intercambian como si fuesen monedas. También se necesita crear empleos formales como el Teletrabajo, que ofrece una grandiosa oportunidad a los discapacitados, jóvenes y envejecientes de emplearse y colaborar con el desarrollo económico, mientras que a la vez reconocer los derechos de las personas que actualmente son tele-trabajadores y son considerados como profesionales autónomos.

Estas son solos algunas de las situaciones que han surgido en el ámbito del Derecho Informático, sin mencionar el auge de los crímenes y delitos electrónicos en República Dominicana, por tales razones es importante desarrollarlo, si tomamos como ejemplos los países europeos, los cuales iniciaron en la década de los 70, mientras que República Dominicana, inició a finales de las década de los 90, si bien para aquella época los avances tecnológicos, no estaban a la par con los países y potencias europeas, al día de hoy se puede decir que lo están, debido a esto se requiere de mayor seguridad jurídica al respecto, y esto produce mayor confianza para los demás países, lo cual se traduce en inversiones, ya que, el desarrollo de la tecnología trae consigo crecimiento económico y globalización, por lo que mientras mayor protección y regulación se le ofrezca a esto, más seguro será el progreso económico.



[1] (Julio Tellez – Derecho Informático 2 Edición).
[2] http://www.tribunalconstitucional.gob.do/Sentencias
[3] http://www.optic.gob.do/index.php?option=com_zoo&view=category&Itemid=110
[4] Prof. Guillermo Zamora, http://derechoinformatico.blogspot.com.ar/2007/10/derecho-informtico-si-derecho.html

Comentarios

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.