Ir al contenido principal

Los Robos de Identidades y el Buró de Crédito

Por: Juan F. Rosario Gratereaux

El buró de crédito es una herramienta muy útil, utilizada no solo por comercios. Es nada más y nada menos que una central que recopila, almacena y actualiza la información histórica de crédito de los consumidores.

La  historia de crédito muestra toda actividad crediticia de los últimos 12 meses de cada una de tus obligaciones. Como lo establece el Artículo 32 de la Ley 288-05, los burós de crédito podrán conservar la información crediticia que le sea proporcionada por los aportantes de datos durante un plazo de 84 meses, contados a partir del pago de la deuda.

Ahora, muchos por igual se preguntarán: ¿qué es el robo de identidad? ¿Por qué el autor lo asemeja con el buró?

El robo de identidad es un crimen en el cual una persona finge ser otra, asumiendo la identidad de la misma, usando artefactos que aparentan acreditar la identidad de la víctima, como información confidencial, claves de acceso, comprobantes, identificaciones, etc. Y contestando la segunda pregunta, usualmente este crimen tiene por finalidad el tener acceso a recursos y bienes que se obtienen o que están a nombre de la víctima, como tarjetas de crédito, préstamos bancarios, propiedades, etc.

Las víctimas de robo de identidad pueden, potencialmente, sufrir graves consecuencias como resultado de las acciones del perpetrador del crimen. Un ejemplo de esto es el caso extremo, pero que ha ocurrido, en que el criminal adquiere un crédito para comprar una casa o algún otro bien.

Una persona pudiera ignorar que ha sido víctima de robo de identidad por mucho tiempo, hasta que los acreedores empiezan a tratar de cobrar los pagos del compromiso que el malhechor adquirió a nombre de la víctima. 

En casos menos extremos, comienzan a aparecer cobros no identificados en las tarjetas de crédito de las víctimas y es ahí donde entra el buró.

El robo de identidad se debe al flujo de información electrónica que circula día a día en la red. Dependiendo de las regulaciones de cada país, en algunos casos se pudieran necesitar sólo un par de datos confidenciales para robar una identidad.

Muchas personas son burladas e inscritas en el Buró de Credito sin poseer deudas. Cuando los supuestos deudores van ante las empresas muchas veces no son escuchados, se les pone trabas para quitarles dicha deuda. El robo de identidad es un mal realizado en su mayoría por dominicanos que llegan al país deportados, adquiriendo conocimientos de ciber delincuencia en el extranjero y practicándola de manera maligna en nuestro país.

El robo de identidades podemos encontrarlo en la Ley de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (53-07), específicamente en su articulo 17, donde nos afirma lo siguiente: “El hecho de una persona valerse de una identidad ajena a la suya, a través de medios electrónicos, informáticos, telemáticos o de telecomunicaciones, se sancionará con penas de tres meses a siete años de prisión y multa de dos a doscientas veces el salario mínimo”. Nuestra legislación condena estas prácticas, así podemos verlo en el Código Penal Dominicano específicamente en los artículos  379,  405, 147, 150 y 151.

Sé que muchos se preguntaran: ¿qué debo hacer si soy objeto de robo de identidad y cómo hago para que me quiten la deuda? Lo primero que debes hacer es ponerlo en conocimiento mediante una denuncia en la fiscalía.

Recomendaría que se dirigieran al Departamento de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT) de la Policía Nacional, en vista de que es el departamento que trata los casos de robos de identidades mediante investigaciones. Las empresas con la copia de la denuncia tienen una obligación de iniciar las investigaciones para corroborar la versión de la supuesta víctima y quitarlo del buró. De no hacerlo, las victimas pueden solicitar apoyo de la acción pública en lo penal como en lo civil, como lo establece nuestro Código Procesal Penal y nuestro Código Civil.

Muchas personas en la actualidad se encuentran impedidas de conseguir un empleo digno, buscar cualquier documento  personal o solicitar algún bien económico,  debido a que por una razón u otra se encuentra en la bandeja de crédito o buró, con una deuda no contraída por su persona, violando todos los derechos que le confiere la Constitución de la República.

El robo de identidad es un riesgo real, al igual que lo es ser asaltado en la calle, sin embargo eso no debe de ser un motivo para renunciar a los beneficios de servicios ofrecidos en Internet, como bancos, transferencias y compras. Simplemente podemos estar seguro si se toman ciertas medidas básicas de prevención y seguridad.

Es bueno concluir que en nuestro país este mecanismo se maneja sin ningún control, lo que hace que las personas que por alguna razón u otra han sido incluido en dicho sistema, después que saldan sus deudas o se ratifican el error de ser incluidos por ser objeto de robo de identidades o cualquier otro hecho, tienen que esperar largo tiempo para ser sacado del mismo, lo que constituye una violación a sus derechos.

Comentarios

  1. Muy interesante, en lo personal no sabia de la existencia de dicho departamento de la policía nacional (DICAT) pero lo tendré en cuenta, me parece terrible que la actualización del buro de crédito luego del robo no sea de inmediato, eso debe cambiar en vista de todos los problemas que traería, como ser catalogado como un deudor moroso por ejemplo lo cual seria una violación a la buena imagen de un hombre, clara violación de derecho y objeto de una demanda inmediata, pero en fin muy buen articulo.

    ResponderEliminar
  2. Es verdaderamente un excelente articulo, en realidad la existencia de este tipo de departamentos ayudan a mejorar nuestro sistema de seguriadad en Republica Dominicana. Muchos son los delincuentes informaticos que andan por las calles haciendo violacion de la privacidad de los ciudadanos dominicanos.
    Mas sin embargo no veo del nada vien que al ciudadano se le coiba de un trabajo digno solo por encontrarse como morosos, sea este culpable o no aunque no se le exonere sus deudas, de eso estamos vien claro. Esto aumenta la delincuencia y la violencia de manera alarmante.
    Sugiero que la persona que se encuentre en el sistema de datacredito como morosos, se les de la oportunidad de trabar dignamente y que sus deudas les sean descontadas proporcionalmente cada mes o quincena por via del banco en que el ciudadano cobre e inmediatamente sean saldadas sus deudas a este se les debuelva el derecho crediticio sacando del sistema de datacredito como morosos.
    Aunque se modifiquen las leyes de nuestro pais. Es mejor modificarlas que se aumente una ola de delincuentes podiendo buscar una solucion al problema.
    Ustedes son profesionales calificados en la materia y con amplia preocupacion por los destinos de nuestro pais.
    Mas sin embargo no descarto que el ciudadano se encuentre muy agradecido al saber que existe el Departamento de Crímenes y Delitos de Alta Tecnología (DICAT) de la Policía Nacional, dando asi un indicio de que los crimenes crediticios deben ser sancionados.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.