Ir al contenido principal

El desempleo en República Dominicana.


En la República Dominicana, alrededor de la mitad de la población vive en una situación de pobreza que se refleja en la distribución geográfica del país. Lo más preocupante es que según el reporte de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), dos tercera partes de los jóvenes en edad de trabajar están desempleados o atrapados en empleos de baja calidad, según informe de “Tendencias mundiales del empleo juvenil”.

En nuestro país, se estima que al menos el 15% de la población está desempleada, en nuestro criterio personal diríamos que mucho más. Podemos verlo reflejado en barrios y en pueblos donde jóvenes que se han desarrollado en el ámbito académico, tienen un impase para obtener trabajo o por lo menos uno que sea digno.

Los últimos estudios realizados por el Banco Central establecen que de acuerdo a estimaciones, el desempleo subió a 15.6%  en el 2014, es decir, alrededor de 750 mil personas terminaran desempleadas y  la economía crearía menos de 60 mil empleos, lo que quiere decir que actualmente, en este 2015, tenemos una tasa real de 15%.

Son preocupantes las últimas estadísticas reflejadas por el sector empresarial y los centros sindicales, pues muestran que independientemente que el gobierno dominicano está tratando de crear fuentes de empleos, el sistema laboral no ha podido desarrollarse y todo esto en vista de la falta de políticas laborales que existen.

Pero, muchos aún no le dan la importancia y no ven reflejadas las consecuencias de no crear las oportunidades a los ciudadanos, lo que provoca: 1) una brecha extremadamente grande entre ricos y pobres; y 2) quita la esperanza a los millares de ciudadanos que se han preparado para poder ser productivos en nuestra sociedad y que por falta de oportunidades no lo son.

Esta situación no queda ahí, el desempleo es muy peligroso, principalmente en los jóvenes, porque es una fuente que se convierte en un receptor para que la delincuencia florezca, por lo que urge que nuestra sociedad resuelva lo más pronto posible este tema, ya que ninguna política preventiva será eficiente si no reforzamos el ámbito laboral.

Hasta el momento, lo único que ha contribuido, siendo una fuente alternativa laboral, ha sido el auto-empleo y la informalidad, sí esa misma informalidad que tanto ataca una parte del sector empresarial porque ha servido de fuentes de superación y emprendedurismo a millares de trabajadores que no son reconocidos en sus labores, sin estas informalidades o el famoso pluriempleo, se hubiese generado “Un estadillo social en el país”, en vista de que no hay capacidad del sector empresarial para crear los empleos que demanda el mercado.

En este sentido, es lamentable que este factor genere una parte negativa, debido a que dicha informalidad provoca que la seguridad social hoy en día esté sostenida en un 45% de los trabajadores del sector público y privado. Razón por la cual, el 55% de los trabajadores se encuentran fuera del sistema de la seguridad social, lo que quebranta la Constitución y la Ley No. 87-01, la cual crea los mecanismos de protección mediante una serie de medidas públicas, contra las privaciones económicas y sociales.

Quiere decir que un 55% de los ciudadanos no tiene igualdad con los otros que si están inscritos, violando la propia Constitución, específicamente el artículo 39 sobre derecho a la igualdad y el artículo 60 sobre la ley de seguridad social.


En conclusión, en la actualidad estamos un poco atrasados en la materia laboral y necesitamos crear igualdades para aquellos que hoy no tienen esperanzas, por no tener un trabajo digno. Sin embargo, todas las propuestas son bienvenidas para el desarrollo de una nación, siempre y cuando no afecten los derechos de una parte clave de la población, siendo función esencial del gobierno, trabajar para crear una justicia social a los fines de fomentar el mantenimiento del empleo y con esto lograr una mejor calidad de vida para todos los trabajadores.

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.