Ir al contenido principal

Tribunal Constitucional, partidos políticos y transparencia.

Por: Denny E. Díaz M. (@demordan)

Toda decisión dictada por el Tribunal Constitucional reviste importancia para el desenvolvimiento correcto de la vida en sociedad. Pero, lo cierto es que algunas son más relevantes que otras o, en cierta medida, impactan más directamente en las instituciones del Estado y sobre sus ciudadanos, dependiendo de las materias que en ellas se trate o del problema concreto que resuelvan.

Recientemente el Tribunal Constitucional dictó la sentencia TC/0192/15, mediante la cual resolvió un recurso de revisión contra una sentencia de amparo. En la decisión en cuestión se aclararon varios aspectos que, a nuestro parecer, impactarán positivamente en el desenvolvimiento de los partidos políticos en la República Dominicana.

Durante décadas se ha discutido acerca del carácter público o privado de los partidos políticos y creemos que en República Dominicana la cuestión ha quedado resuelta de manera definitiva y contundente a partir del dictado de la indicada sentencia.

El caso resuelto por el Tribunal Constitucional se contrae a lo siguiente: unos miembros de un partido político reconocido solicitaron a su presidente una rendición de cuentas y un estado de ingresos y egresos, respecto de los fondos que asignó el Estado al citado partido para el año 2011. Ante la solicitud, el presidente del partido se negó a la entrega de las informaciones y, en consecuencia, los solicitantes incoaron una acción de amparo, invocando la vulneración del derecho fundamental a la información. El tribunal de primer grado declaró inadmisible el amparo, por falta de calidad de los accionantes, los cuales, frente a tal situación, recurrieron en revisión por ante el Tribunal Constitucional.

A continuación señalaremos los aspectos que consideramos relevantes de la sentencia del Tribunal Constitucional en ocasión del recurso de revisión. Lo primero que debemos destacar es que el máximo intérprete de la Constitución dejó establecido que los partidos políticos son instituciones públicas y al efecto señala en sus motivos lo siguiente: “De la lectura del supraindicado artículo -(216 de la CRD)-, se aprecia que el constituyente ha querido dejar claramente establecido que los partidos políticos son instituciones públicas y que, por tanto, los recursos que perciben son provenientes del presupuesto general de la nación”. En tal virtud, los partidos políticos están sujetos a las disposiciones de la Ley Núm. 200-04, sobre Libre Acceso a la Información Pública.

Otro aspecto de dicha sentencia que consideramos relevante es el señalamiento del Tribunal Constitucional, en el sentido de que se viola el derecho fundamental a la información pública, cuando un partido político no suministra los datos o informaciones sobre la rendición de cuentas, así como respecto a los ingresos y egresos en que ha incurrido. En este sentido, argumentó que la violación al derecho fundamental a la información pública se materializa […] frente a la negativa de la entrega de la información solicitada respecto a la rendición de cuentas, gastos de ingresos y egresos en que ha incurrido el partido, así como una relación detallada de la forma en que ha sido manejada la suma de dinero asignada por la Junta Central Electoral al indicado partido y al señor Didiez, solicitada al hoy recurrido. A nuestro entender, tal restricción, limitación o denegación supondría despojar a un ciudadano de un derecho fundamental esencial, como es el libre acceso a la información”.

Igualmente, el Tribunal Constitucional reconoció el derecho de todo ciudadano, esté afiliado o no a un partido político, a solicitar las informaciones que desee respecto del manejo que dichas organizaciones dan a los fondos que reciben con cargo al presupuesto general de la nación. A tal efecto juzgó que […] el recurrente, al igual que cualquier ciudadano de a pie, tiene derecho a solicitar al Partido Demócrata Popular y al señor Didiez la referida información relativa al manejo de las cuentas, de gastos y egresos, es decir, a pedir cuenta de cómo y en qué se gasta el dinero del supraindicado partido, conforme lo establece la Ley núm. 200-04, sobre Libre Acceso a la Información Pública”.  

Esta decisión del Tribunal Constitucional marca un antes y un después en el manejo que los partidos políticos dan a los fondos que reciben como financiamiento del Estado para sus actividades. Y es que a partir de tal pronunciamiento ya ningún partido político podrá alegar que es una institución de carácter privado, ni escudarse en ese alegato para dejar de suministrar informaciones sobre sus gastos y para no rendir cuenta de sus operaciones.

A nuestro juicio, la conclusión a la que arribó el Tribunal Constitucional en el caso comentado no podría ser otra, pues es la propia Constitución que dispone que la conformación y el funcionamiento de los partidos políticos debe regirse por el respeto a la transparencia.

Asimismo, la decisión mencionada, de un modo u otro, permitirá que se haga un mejor ejercicio del contenido del artículo 75, numeral 12 de la Constitución, que prevé como un deber fundamental velar por el fortalecimiento y calidad de la democracia, el respeto del patrimonio público y el ejercicio transparente de la función pública.

En definitiva, la STC/0192/15 dejó por sentado tres aspectos que consideramos fundamentales para el buen desenvolvimiento del sistema de partidos políticos, a saber: (i) que los partidos políticos son instituciones públicas y como tal deben rendir cuenta de sus actuaciones; (ii) que la Ley Núm. 200-04, sobre Libre Acceso de la Información Pública, es aplicable a los partidos políticos, y (iii) que todo ciudadano, esté o no afiliado, tiene derecho a solicitar de los partidos políticos informaciones sobre la asignación presupuestaria que reciben del Estado, así como respecto al uso que dan a dichos fondos.

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.