Ir al contenido principal

¿Abandono del empleo o abandono de labores?

Por: Jonattan A. Boyero Galán.

Inexplicablemente y siendo altamente criticado por la doctrina laboral dominicana, el abandono del empleo no fue incluido por el legislador de manera específica dentro de la restrictiva lista de causales indicadas en el artículo 88 del Código de Trabajo que autorizan al empleador a poner término al contrato de trabajo sin incurrir en responsabilidad. En apoyo a lo antes expresado nuestra Suprema Corte de Justicia sostuvo en un momento determinado la tesis de “que en caso de que el empleador alegue el abandono del empleo, ello se traduce en una negación del despido”. (Cas, sentencia del 3 de diciembre de 1997, B.J. 1045, pág. 349).

Sin embargo, en sentencias posteriores, nuestro más alto Tribunal de Justicia flexibilizó el criterio antes expuesto estableciendo que “Aunque en el estado actual de nuestra legislación, el abandono del trabajador no es una figura jurídica, el mismo constituye una falta en el cumplimiento de sus obligaciones, que puede dar lugar al uso del derecho del despido de parte del empleador, pero que por sí solo no pone fin al contrato de trabajo...”. (Sentencia del 30 de diciembre de 1998, B.J. 1057. Págs. 706-710; Sentencia del 24 de febrero de 1999, B.J. 1058. Págs. 723-728).

Del criterio jurisprudencial precitado es posible inferir que por sí mismo el abandono del empleo no constituye un causal de despido de los indicados en el Código de Trabajo, pero se dejó establecido que tal actuación es un “incumplimiento de las obligaciones del trabajador”. Así, dentro de las obligaciones contractuales puestas a cargo del trabajador establecidas en el Código de Trabajo se encuentran las de “desempeñar su trabajo con intensidad, cuidado y esmero, en la forma, tiempo y lugar convenidos; y asistir con puntualidad al lugar que deba presentarse para prestar sus servicios y desempeñarlos en la forma convenida (artículo 39 y 44 inciso 2º del Código de Trabajo, respectivamente)”, por lo que de una lectura combinada de los artículos 39 y 44 inciso 2º con el ordinal 19º del artículo 88 del Código de Trabajo, es posible colegir que cuando el trabajador abandona su empleo está incumpliendo con obligaciones puestas a su cargo por la ley, por lo que en estas circunstancias el empleador sí estaría autorizado a poner término al contrato de trabajo sin incurrir en ningún tipo de responsabilidad, invocando la violación de las obligaciones citadas cuando el trabajador abandona su empleo.

Es importante no confundir el abandono del empleo con el abandono de las labores establecido en el ordinal 13º del artículo 88 del Código de Trabajo, pues en este último caso la intención del trabajador es la de regresar a sus labores, mientras que en el primero su intención es disolver el contrato de trabajo. Sobre esta común confusión de utilizar indistintamente el abandono del empleo y el abandono de las labores, la doctrina laboral dominicana ha estimado que “esta causal no debe confundirse con el abandono del empleo. En el primer caso, el trabajador deja de prestar sus servicios en momentos en que está en obligación de realizarlos, pero su intención no es la de romper el vínculo que lo ata a la empresa; el deja de cumplir su labor y se ausenta del establecimiento, pero su voluntad es la de regresar más tarde a sus labores”. (Rafael Albuquerque, Derecho del Trabajo, tomo II, pág. 190.)

En este sentido la jurisprudencia ha establecido que “Si el trabajador no regresa a sus labores después del receso del medio día, se configura un abandono de labores, pues la obligación del trabajador es agotar su jornada de trabajo” (B.J.771.192), con lo cual se está admitiendo implícitamente que el abandono de las labores previsto en el inciso 13º del artículo 88 del Código de Trabajo se tipifica cuando el trabajador se ausenta momentáneamente de su puesto de trabajo, con la intención de volver en un espacio de tiempo relativamente breve. Aunque no compartimos este criterio, es menester admitir que del mismo puede inferirse la posición de los tribunales laborales al respecto.

En definitiva, debemos tener muy pendiente lo considerado por nuestros tribunales previo despido de cualquier empleado alegando “abandono”. Recordemos que cualquier tecnicismo obviado puede ocasionar un duro golpe para nuestro negocio y sentar un precedente negativo para litigios venideros.

Comentarios

  1. excelente articulo , eso me aclara algunas dudas , ya que existen muchas empresas que alegan abandono de trabajo para justificar el termino de un contrato de
    trabajo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.