Ir al contenido principal

Criticas al Sistema Recursivo del Ministerio Público en materia penal.

Por: Jonattan A. Boyero Galán.

En un mundo como el actual en el que los excesos, abusos e irracionalidades se han convertido en un modus vivendi cada vez más generalizado, se hace necesario establecer parámetros bien definidos que delimiten las actuaciones del representante del Estado en el proceso penal, de suerte que impida al Ministerio Publico seguir el desafortunado camino por el que hoy transita a consecuencia de su poder ilimitado.

El Derecho como ciencia encargada de normar la vida del imputado en el proceso penal, tiene el deber fundamental de concebir herramientas jurídicas justas y equilibradas que además de prefijar las obligaciones y derechos de los individuos, fomenten el uso racional de estos últimos (los derechos), de tal manera que un ejercicio obtuso y radical de las prerrogativas no termine por destruir a los demás y de paso contribuir con el desequilibrio social arrastrado por la antijuridicidad.

Tenía razón el gran pensador Voltaire cuando apuntaba que “un derecho llevado demasiado lejos, se convierte en injusticia”, pues los derechos no son legados absolutos e inalterables, sino prerrogativas susceptibles al cambio en atención a las necesidades sociales de un momento determinado y, sobre todo, limitadas a que en todo momento su titular haga un uso exclusivamente racional de las mismas.

Bajo estos presupuestos ideológicos, no podemos obviar los aspectos Constitucionales que envuelven al Sistema Recursivo del Ministerio Publico, que como prerrogativa asiste a todo proceso a través del derecho al “recurso”, destacando que el sólo hecho de que se trate de un derecho tutelado por nuestra Carta Magna y por cuantiosas legislaciones Internacionales, nos obliga a abordar con cautela y rigurosidad especial toda consideración que tienda a establecer limitaciones a su ejercicio.

En ese sentido, debemos dedicar especial atención al non bis in ídem y al derecho a la revisión o recurso de sentencia por ante un tribunal superior, los cuales son de gran importancia y relevancia para nuestra normativa procesal penal en su pleno ejercicio. Básicamente, quisiéramos crear la duda en el lector al momento de contemplar todos y cada uno de los derechos y garantías que asisten al imputado al momento de ser procesado.

La controversial teoría de imposición de límites al sistema recursivo del Ministerio Publico a la que nos suscribimos, tiene más sentido, arraigo y aplicación práctica que muchos aspectos del proceso penal, todo esto gracias al prolífico trabajo de la jurisprudencia como fuente viva e inagotable del derecho. En cualquier materia, los derechos deben ser ejercidos de buena fe, acorde a la  “función” y “finalidad del proceso”. Un ejercicio disociado de esos propósitos puede conllevar a que el titular del derecho realice acciones injustas e incluso generadoras de conflicto entre los principios que rigen la materia.

Los recursos abarcan un importante aspecto dentro del Sistema Procesal Penal. Ha sido así desde la más lejana antigüedad; todas las civilizaciones han sido perturbadas por las denegaciones de supuestos culpables y se han esforzado de escapar al dilema del error judicial eventual o de la impotencia de la justicia. Durante mucho tiempo no vieron otra salida que recurrir a una manifestación sobre natural (Ordalía Juicio de Dios); ya el sermón impuesto a las partes y la presencia de sacerdotes juramentados se explicaban por la idea de que el temor al sacrilegio facilitaría el descubrimiento de la verdad.

Sin embargo, dentro de nuestro ordenamiento procesal existen claras diferencias entre el recurso que puede ser ejercido por el Ministerio Público y el recurso que puede ser ejercido por el Imputado. El imputado tiene el derecho de recurrir aunque haya contribuido a provocar el vicio objeto del recurso y el Ministerio Público puede recurrir en favor del imputado, cuando proceda en interés de la justicia.

Nunca más contradictorio pues ante los ojos del imputado, el Estado desarrolla más que satisfactoriamente su deber, ya que no obstante en el caso de que sea “Absuelto” o “condenado”, el Ministerio Publico tiene la potestad de recurrir cualquier decisión emanada por el tribunal, aumentando así la posibilidad de institucionalidad y conflicto de principios regidores del proceso. De hecho, si alguien me preguntare cuál es uno de los mayores problemas del sistema procesal penal dominicano, no vacilaría en responder que la ilimitación de poderes recursivos que tiene el representante del Estado en el Código Procesal Penal.

A nuestro entender, los recursos generan un fenómeno complejo dentro del proceso penal por el simple hecho de que revisar una sentencia emanada por un tribunal, significaría dar conocimiento nuevamente al caso ya ventilado, colisionando con el principio de non bis in ídem establecido en nuestra Carta Magna. Este fenómeno no radica, como se ha señalado, sólo por su naturaleza sino también porque dicha actuación genera un conflicto de principios, de manera muy específica del derecho al doble grado de jurisdicción y el mencionado Non Bis In Ídem.

El Derecho Procesal Penal tiene un alto grado de compromiso hacia la sociedad. Nuestra meta debe ser acercamos a un verdadero “Estado de Derecho” y si tomamos como principio fundamental el de que ¨Nadie puede ser perseguido, juzgado ni condenado dos veces por un mismo hecho ¨, pues se hace de manera capital que el Estado no pueda someter a un imputado dos veces por el mismo hecho, sea de forma simultánea o sucesiva.

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.