Ir al contenido principal

Generalidades sobre la responsabilidad de la Administración: un vistazo desde nuestro ordenamiento jurídico.

Por: Máximo Hernández Guerrero (@MaxHernandezG)

Breve aproximación al concepto de la responsabilidad administrativa.

El Principio de Legalidad, en el ámbito del Derecho Administrativo, surge de la evolución que sufren los Estados Naciones europeos donde regía el denominado “Estado Absoluto”, en el cual el monarca ejercía su poder sin que su voluntad estuviera supeditada a ley (rex legibus solutus); por lo que no existía ninguna garantía que protegiese los derechos de los súbditos frente al poder omnímodo y arbitrario del rey.

Producido el colapso del Ancien Régime, el triunfo de los ideales de la Revolución Francesa es un hecho indetenible. Inicia pues, el periodo de transición a los Estados liberales (Estado de Derecho) donde se introducen los principios del imperio de la ley, de la separación de los poderes, el reconocimiento y respeto de las libertades individuales, así como la proclama del sometimiento irrestricto de las actuaciones del Estado al Derecho.

Sin embargo, a pesar de la progresiva consolidación de la legalidad, el incipiente Estado liberal absorbe paulatinamente algunas prerrogativas de corte monárquico, permeando, con atenuados matices, el principio the king can do not wrong [1] en el ámbito de la propiedad privada y su expropiación, previa justa indemnización. Es decir, el Estado garantizaba la acción resarcitoria por los daños causados en detrimento del patrimonio de un particular a causa de la declaratoria de utilidad pública, pero se mantenía irresponsable ante los daños generados en ocasión a actos administrativos ajenos a la institución expropiatoria.

Francia, a través del Arrêt Blanco de 1873, es quien plantea con mayor brillantez los supuestos sobre los cuales se debe determinar y, posteriormente, cuantificar el daño causado a un ciudadano. Este fallo constituye la piedra angular del instituto de la responsabilidad del Derecho Público, al establecer que:

(…) la responsabilidad que puede incumbir al Estado por los daños causados a los particulares por hechos de las personas que emplea en el servicio público, no puede regirse por los principios establecidos en el Código Civil para las relaciones de particular a particular; que esta responsabilidad no es ni general ni absoluta; que tiene reglas especiales que varían según las necesidades del servicio y la exigencia de conciliar los derechos del Estado con los derechos privados [2]
El razonamiento anterior, da pie a la construcción de una teoría propia de la responsabilidad patrimonial de la Administración. En primer lugar, porque entendió que la Administración debe ser juzgada conforme a reglas especiales, sin necesidad de acudir para su interpretación, al auxilio de los presupuestos planteados en el código civil francés sobre la noción precaria de culpa o falta personal. Y, en segundo lugar, porque a partir de entonces, los asuntos administrativos serían dirimidos bajo procedimientos jurisdiccionales particulares.

El régimen de la responsabilidad de la Administración establecido en el ordenamiento jurídico de la República Dominicana.

A raíz de la proclamación de la Constitución del año 2010, nuestro ordenamiento jurídico sufre modificaciones trascendentales que obligan a reformar las bases sobre las cuales estaban edificados los poderes públicos, y armonizar sus actuaciones conforme al espíritu neo constitucionalista que ella misma consagra. Y es que la inserción de la cláusula del Estado Social y Democrático de Derecho, redimensiona la noción tradicional a la que estaba ligada la función y el accionar de la Administración Pública frente a los administrados.

La realidad es tan palpable, que hoy sólo se puede concebir una Administración que despliegue su imperium “partiendo del dato fundamental de la constitucionalización del Derecho, que obliga necesariamente a estudiar la Administración mediante la adecuación de las instituciones administrativas al deber ser constitucional”[3]. Es decir, la Administración debe actuar en garantía de la efectiva protección de los derechos fundamentales de los ciudadanos (artículo 8 de la Constitución).

En efecto, esta adecuación impone al Estado la obligación de organizar todo el aparato gubernamental y en general, todas las estructuras a través de las cuales se manifiesta el ejercicio del poder público, de manera tal que sean capaces de preservar jurídicamente el libre y pleno goce de los derechos humanos. Bajo este esquema, es preciso concluir que, resulta obligatorio interpretar el ordenamiento jurídico desde una perspectiva constitucionalizante que suprima todo reducto de irresponsabilidad de la Administración.

El reconocimiento de los preceptos que regulan la responsabilidad patrimonial de la Administración recibe pleno respaldo en el artículo 148 de la Constitución. Su fundamento jurídico se encuentra diseminado en el corpus constitucional, ya que existen presupuestos que imponen a toda la estructura estatal el deber de restituir lo suyo a cada quien cuando le ocasione un daño que la víctima no estaba obligada a soportar, y que, por ende, no sólo le ocasiona un menoscabo sino que implica una desigualdad ante las cargas.

El constituyente encomienda al legislador ordinario la labor de establecer el marco jurídico de la responsabilidad administrativa, consignando en los artículos 57 y siguientes de la Ley No. 107-13, los criterios de imputación indispensables para retener la responsabilidad:

El derecho fundamental a la buena Administración comprende el derecho de las personas a ser indemnizados de toda lesión que sufran en sus bienes o derechos como consecuencia de una acción u omisión administrativa antijurídica. Corresponde a la Administración la prueba de la corrección de su actuación.
El daño.

La responsabilidad de la Administración se activa a partir de la existencia real de un daño, entendiéndose este como “el perjuicio o detrimento sufrido en los bienes y derechos de un persona, ya tengan carácter patrimonial o no patrimonial, con inclusión del daño moral”[4]. Debe ser evaluable económicamente (patrimonial, físico, moral, emergente o lucro cesante), según se desprende del artículo 59 de Ley 107-13, siendo posible individualizarse con relación a una persona o grupo de personas.

Sobre este aspecto, no obstante que nuestra legislación use indistintamente los términos “daño” y “lesión”, la doctrina entiende que “el concepto jurídico de lesión difiere sustancialmente del concepto vulgar de perjuicio”[5]. Esto así, porque aducen que la lesión es un perjuicio patrimonial que sea antijurídico.

Un perjuicio se hace antijurídico y se convierte en lesión resarcible siempre y sólo cuando la persona que lo sufre no tiene el deber jurídico de soportarlo; la juridicidad del perjuicio es, pues, una antijuridicidad estrictamente objetiva[6]. Por tanto, no es necesario determinar si la Administración obró de forma lícita o no, sino que se trate de abarcar la totalidad de supuestos de responsabilidades, garantizando el resarcimiento íntegro a la víctima.

En tal sentido, la precitada Ley establece, en su artículo 57, párrafo I, los casos en que se pueden cristalizar la responsabilidad objetiva -prescindiendo de toda culpa, falta u omisión administrativa-, derivados del ejercicio lícito de potestades administrativas. Así, las actividades administrativas generadoras de riesgos, la existencia de sacrificios especiales o singulares en beneficio de la generalidad de los ciudadanos, la responsabilidad por trabajos públicos, vienen a ampliar el régimen de responsabilidad administrativa. El Estado responde, por consiguiente, por la antijuridicidad del daño, en el sentido de que el sujeto que sufre este último no tenga el deber jurídico de soportarlo.

A pesar del criterio objetivizador del daño por parte de la doctrina, es notorio que el legislador dominicano privilegia la teoría del daño por la culpa (Arts. 57 y 58). Convierte así,  el fundamento de la culpa del agente (responsabilidad subjetiva) en el criterio jurídico principal de imputación de daños a la Administración Pública. En ese caso, la responsabilidad descansa sobre el presupuesto tradicional de una conducta culpable bajo un desempeño doloso o imprudente.

La responsabilidad subjetiva, por su parte, entraña en nuestro sistema la coexistencia de responsabilidades (solidaridad), entre el ente público y sus funcionarios o entre varias administraciones, que permite a la víctima ser indemnizada en virtud del daño sufrido (Art. 58, párrafos I y II). De esta manera, se logra el cometido fundamental del principio de reparación íntegra del daño: proteger a la víctima de una posible insolvencia del obligado, pudiendo accionar en reclamación indemnizatoria contra todos los posibles autores, por la totalidad del daño.

La acción u omisión administrativa antijurídica.

En cuanto a las actuaciones u omisiones antijurídicas, los cuales constituyen los títulos de imputación de la Administración Pública necesarios para habilitar su responsabilidad,  la ley es muy vaga en ofrecer una fórmula genérica que permita controlar unificadamente la actividad administrativa, lo que impide determinar los estándares de conducta exigibles a la Administración, contribuyendo a expandir paulatinamente el sistema de responsabilidad patrimonial.

Siendo así, es innegable señalar que es tarea del legislador y de las distintas administraciones, dirigir esfuerzos que tiendan a especificar y fijar los criterios de actuación que deberían regir los servicios concretos que presta cada Administración, con lo cual la línea divisoria entre actuación u omisión antijurídica quedaría mejor delimitada.

A pesar de esta situación, tenemos administraciones y leyes sectoriales que regulan la esfera de actuación de algunas administraciones especializadas, toda vez que instauran sistemas y regímenes independientes de responsabilidad. En vista de esto, la Ley impone el dominio de aquellas en sus respectivas materias.

El vínculo de causalidad.

Se trata pues, de un requisito indispensable para verificar la existencia de responsabilidad patrimonial de la Administración Pública. Este elemento nos indica que el daño o lesión debe ser resultado directo de la actuación u omisión antijurídica de las administraciones.

La causalidad es el enlace o nexo, lógico y directo, entre una conducta como causa y el resultado material, como efecto y consecuencia de aquella. El nexo desempeña la función de elemento clave para imputar subjetiva u objetivamente la actuación u omisión antijurídica de la Administración. Por lo que el derecho reparación no nace por la simple existencia del daño, sino por la conexidad o la relación directa entre la actividad del Estado y sus agentes por cualquiera de sus órganos y el perjuicio que se ha producido.

Dado a que la relación del daño o la lesión con el ejercicio de la potestad administrativa implican particularidades inherentes a su compleja función servicial frente a la colectividad, resulta hoy difícil establecer criterios y fórmulas que rijan a la totalidad de los presupuestos de responsabilidad. Por ello, y debido a lo casuístico de la materia, corresponde al juez determinar las circunstancias y condiciones bajo las cuales se desenvuelve cada caso en específico sometido a su apreciación.

Es obvio, pues, que una aplicación rígida de las tesis causales (teoría de la equivalencia, causalidad adecuada o la causalidad directa), podría conducir muchas veces a resultados difícilmente compatibles con la naturaleza especial de la actividad administrativa.


[1] GARCÍA DE ENTERRÍA, E. Curso de Derecho Administrativo. Tomo II. Madrid. Civitas, 7ma. ed., 2000, p. 357.
[2] Francia. Tribunal de Controversias. Sentencia Blanco de 08 de febrero de 1873, [en línea], file:///C:/Users/mhg/Desktop/DER.%20ADM.pdf. [Consulta: 20 de septiembre de 2015].
[3] JORGE PRATS, E. Las Bases Constitucionales de la Administración Pública. La Administración Pública en el Nuevo Régimen Constitucional. 2011, Vol. V, No. 5, p.12.
[4] DÍEZ-PICAZO, L. Derecho de Daños. Madrid. Civitas, 1ra. ed., 1999.
[5] GARCÍA DE ENTERRIA, ob. cit., p. 376.
[6]Ibídem.

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

“No somos responsables por daños…” La realidad desconocida.

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
Vivimos en una sociedad de consumos, en la que a diario nos trasladamos a establecimientos comerciales, centros médicos, hoteles y distintas empresas, con la finalidad de adquirir un determinado producto o servicio. La mayoría de esos lugares poseen y ofrecen un área destinada para parqueos, lo que hace que el cliente prefiera asistir a éste, porque, en principio, no solo le ofrece la comodidad que busca, sino que también le proporciona la seguridad de que su vehículo de motor estará bien cuidado.
Pero, en casi todos esos espacios, es común encontrar un letrero que contenga lo siguiente: “No somos responsables de los daños causados a sus vehículos ni a sus propiedades. Ni tampoco en caso de robo o perdida”, otros se leen de la siguiente forma: “La administración no se hace responsable de los vehículos dejados en este parqueo”. 
Establecer un espacio con la finalidad de que los usuarios puedan estacionarse genera un atractivo para las personas. Desde el …

De la anarquía instaurada por nueva Ley 140-15 que regula Notariado Dominicano

Por: @SylvioHodos


Pasando totalmente desapercibida, al promulgarse por el presidente Danilo Medina el 7 de Agosto de este año 2015 conjuntamente con la Ley No. 141-15 sobre Reestructuración y Liquidación de Empresas y Personas Físicas Comerciantes, la nueva Ley que regula el Notariado Dominicano e instituye el Colegio Dominicano de Notarios No. 140-15[1] viene indirectamente a revolucionar el Procedimiento Civil y las Vías de Ejecución, derogando la Ley de Notariado No. 301, así como la Ley No. 89-05 instituyendo el Colegio Dominicano de Notarios.
Por razones de espacio y de interés, no nos atardeceremos sobre la nueva composición del Colegio de referencia, ni sobre las funciones de capacitación de dicho Colegio, ni sobre el valor del sello, ni sobre las funciones notariales de los cónsules dominicanos, ni sobre las sanciones disciplinarias; sino que comentaremos los aportes y cambios que entendemos relevantes de este nuevo texto legal; aplicables de inmediato, al no identificarse ningu…

Impacto de la nueva ley de lavado de activos en el ejercicio de la abogacía

Por: Edgar Torres Reynoso (@ETorres_Reynoso)
En República Dominicana durante años el ejercicio de la abogacía, desde el punto de vista académico, ha recibido intentos de aumentar su regulación, tratándose de adicionar parámetros éticos y profesionales para el acceso a su ejercicio. Tal es el caso del proyecto de ley presentado por la Suprema Corte de Justicia en el año 2012, que pretendía regular el ejercicio de la abogacía[1] y de los notarios públicos. En este proyecto se establecían una serie de requisitos académicos para poder ejercer la profesión, incorporándose además nuevos deberes y obligaciones ─adicionales a los establecidos en la Ley 91 de 1983─ para los abogados. Sin embargo, el proyecto no ha sido sancionado por las cámaras legislativas quedando prácticamente en el olvido.
Actualmente, el ejercicio de la abogacía se encuentra regulado por:
a. La Ley 91 de 1983 que crea el Colegio de Abogados, declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional mediante sentencia TC/027…

Competencia de los Tribunales de Tierras para determinación de herederos de derechos inmobiliarios: caso del único sucesor

Por: Víctor M. Polanco M. (@VictorMPolancoM
Como regla general, la solicitud de determinación de herederos es competencia exclusiva de los tribunales civiles, así lo establece el artículo 326 del Código Civil.Los Tribunales de Tierras como jurisdicción de excepción, son competentes para conocer de la solicitud de determinación de herederos en los casos establecidos expresamente en el artículo 57 de la Ley 108-05 sobre Registro Inmobiliario.Conforme se deriva de la aplicación del artículo 57, la Jurisdicción Inmobiliaria sólo es competente para conocer de la determinación de herederos cuando ésta se solicita conjuntamente con la partición de inmuebles registrados.
Sin limitarnos a lo dispuesto taxativamente en el precitado artículo, es evidente que los Tribunales de Tierras nunca se limitarán a la simple determinación de herederos conforme las reglas de la filiación establecidas en el artículo 319 y siguientes del Código Civil, sino, que sus resoluciones o sentencias, necesariamente or…

El divorcio al vapor y la ley sobre Derecho Internacional Privado

Por: Dilia Leticia Jorge Mera (@DiliaLeticia)
El divorcio es el proceso legal mediante el cual se puede poner fin a un matrimonio.  La ley que rige ese proceso es la 1306-bis del 21 de mayo de 1937, que establece procedimientos especiales tanto si se trata de un divorcio por causa determinada (el más común es el de incompatibilidad de caracteres) o un divorcio por mutuo consentimiento.
En 1971 esa norma fue modificada mediante la Ley 142 y se introdujo un “nuevo tipo de divorcio” llamado comúnmente “divorcio al vapor”. Dice el profesor William Headrick que el “divorcio al vapor” surge “Con la finalidad de proporcionar negocios a los abogados dominicanos y divisas al Banco Central (…) que permite a los jueces dominicanos admitir el divorcio por mutuo consentimiento entre extranjeros no residentes.”[1]  La Ley 142 permite que los extranjeros puedan divorciarse de común acuerdo en el país, aún no sean residentes.
A parte de esa característica, tiene otras diferencias con el divorcio por mut…

La importancia de la teoría del delito en la práctica penal.

Por: Luis G. Fernández Budajir
Luego de casi 150 años de aplicación del Código Penal Napoleónico la República Dominicana se aboca a la aplicación de un nuevo modelo de Código Penal,[1] que incluye un sistema categorial clasificatorio que resulta común a casi todas las clases de delito y que ha sido denominado desde antaño como Teoría del Delito.
Con dicha teoría se intenta explicar los presupuestos que deben configurarse de modo general para la imposición de una pena o de cualquier otra consecuencia jurídica resultante, ya sea de la existencia o de la inexistencia, del delito.
Esto supone una ruptura con la tendencia francesa que rechaza de modo sistemático la implementación de la Teoría del Delito dentro de su sistema, permaneciendo, incluso hasta hoy, arraigada al planteamiento de los elementos constitutivos de la infracción, a saber, el elemento material, elemento moral, elemento legal y el elemento injusto. También continúa siendo una separación respecto al sistema anglosajón del c…

Las Costas en el Proceso Civil

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
¿Qué son las costas?
El pago de honorarios se remonta al Derecho Romano, del cual lo tomó el legislador francés, consagrándolo en el antiguo derecho, en ordenanza civil de 1667. De ahí pasó al Código Napoleónico y de este último a nuestra legislación, donde el artículo 130 del Código de Procedimiento Civil vigente, expresa que: “Toda parte que sucumba será condenada en las costas…”. De igual forma, tal concepción se deriva que “El vencido ha de pagar necesariamente al vencedor los gastos o costas del juicio”. Es decir, que la condenación en costas es una carga que se le impone a aquel accionante que habiendo acudido a pleitear fue aplastado por la defensa de su opositor.
El fundamento jurídico de esta regla condenatoria se basa en la doctrina que trata de explicar la condenación de costas por medio de la noción de riesgos. Lo que quiere decir que la parte que postula como demandante o demandada, debe soportar las consecuencias de su actuación en el pr…

Función Social del Abogado

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario

La idea de escribir sobre este tema me surgió en momentos en que aún cursaba la carrera, en razón de que postulo que el desenvolvimiento de los abogados va más allá de la defensa de intereses que están envueltos en los casos que le han sido apoderados. Otro aspecto que me motivó se debe a que luego de egresado, en el devenir de los quehaceres asumidos he constatado que en República Dominicana, es escaso toparse con abogados que ejerzan su función social.

Desde tiempos remotos la palabra “Abogado” ha sido concebida y definida de diversas formas, por distintos autores, críticos y profesionales de la misma área, como el título con el cual se le conoce a la persona que sirve como intercesor o representa intereses o presta asesoría a una persona que se encuentra en un conflicto. Muchos se olvidan de que la psiquis del profesional del derecho debe ser complementada.

No se trata únicamente de asumir una postura de representación en busca del proveimiento de lo…

¿Cómo identificar las obiter dicta?

Por: Amaury A. Reyes-Torres (@AmauryReyes)
Nota: la presente es una versión simplificada que forma parte de una investigación más amplia.
Generalidades
En un sistema de precedentes, no todo el contenido de una sentencia se considera vinculante. Aquello que vincula de una sentencia es la ratio decidendi o holding. La conclusión del tribunal que contiene la regla de derecho que deberá ser aplicada en casos futuros o circunstancias análogas. Le sigue el decissum que es la aplicación de esa regla de derecho a la controversia en concreto. Finalmente, la dictum o las dicta se refieren a toda declaración, máxima, o “dicho sea de paso” que carece de importancia para la solución del caso. Véase Michael Abramowicz & Maxwell Steams, Defining Dicta, 57 Stan. L. Rev. 953, 959 (2005).
Naturaleza de las Dicta
Existen buenas razones por las cuales las dicta no pueden considerarse vinculantes. Primero, toda labor jurisdiccional debe limitarse al caso o controversia del cual ha sido apoderado, de lo con…