Ir al contenido principal

“Pensión y desahucio ejercido por el empleador, ¿incompatibles?”

Por: Jonattan A. Boyero Galán.

En nuestro argot popular tendemos a utilizar erróneamente las palabras “Pensión”, “Jubilación” y “Retiro”. Entendemos que significan lo mismo, pero no. Jubilación se refiere al cese en el empleo y en la actividad profesional por cumplimiento de una determinada edad, regularmente identificada como la prestación económica que recibe un trabajador, cuando ha cumplido con los requisitos previstos en un plan privado establecido por su patrón o, derivado de una relación colectiva de trabajo.

“Pensión” hace referencia a la prestación económica que tiene derecho a recibir un trabajador o sus beneficiarios, una vez cumplidos los requisitos previstos en las Leyes del Seguro Social; y “Retiro” es la renuncia voluntaria a seguir trabajando para lo cual se necesita una determinada edad y cotizaciones aportadas durante el tiempo que se trabajó.

Dicho lo anterior, el artículo 83 del Código de Trabajo dispone que “Los trabajadores cuyos contratos terminen por jubilación o retiro recibirán una compensación equivalente a las prestaciones correspondientes al desahucio, si la pensión es otorgada por el Instituto Dominicano de Seguros Sociales. Las pensiones o jubilaciones otorgadas por entidades del sector privado y la compensación establecida en este artículo son mutuamente excluyentes. El trabajador puede acogerse a una u otra opción. Si la pensión o jubilación privada es contributiva, el trabajador que opta por la compensación, recibirá la parte de sus aportes estipulados en el plan de retiro”.

Por otra parte, el artículo 58 de la Ley 87-01 dispone lo siguiente: “Incompatibilidad de la pensión y de la cesantía por jubilación o retiro. El derecho a una pensión por vejez, discapacidad y sobrevivencia del Régimen Contributivo libera al empleador de la compensación establecida en el Código de Trabajo, ley 16-92, por concepto de cesantía por jubilación o retiro”.

Del análisis sobre lo precedentemente citado, podemos colegir que dicho artículo 58 de la Ley 87-01 parece derogar la parte principal del artículo 83 del Código Laboral.

En ese sentido se pronunció el Dr. Lupo Hernández Rueda en su obra “Código de Trabajo Anotado I”, al establecer en su página 327, comentario 5 del artículo 83 que “… Al considerar el primer párrafo del artículo es necesario hacer la observación que debe clarificarse de forma que sea justo. Es indudable que si la jubilación o pensión proviene de pagos hechos por el trabajador únicamente, o proviene del IDSS o de otra institución fuera de la empresa, el trabajador no perderá sus derechos a la prestación de cesantía, pero si proviene de la empresa en la proporción a la cual ha intervenido, este derecho debe ser restringido. La razón es evidente ya que los fondos que se van aportando para facilitar las pensiones y jubilaciones por parte de la empresa son en parte provenientes de las reservas para la cesantía. Mal se podría penalizar a una empresa que hace un esfuerzo de esa naturaleza en favor de sus trabajadores, haciéndola pagar adicionalmente la prestación de cesantía.”

Así mismo, el Dr. Lupo sigue diciendo, ahora en su comentario No. 8 del mismo artículo que “El Código de Trabajo otorga las prestaciones laborales a los trabajadores cuyos contratos terminen por jubilación o retiro con el disfrute de una pensión otorgada por el IDSS.”

Concluye diciendo que “Las reformas inducidas por el Código de Trabajo de 1992 restan el pago de las prestaciones laborales (indemnizaciones por omisión del pre-aviso y el auxilio de la cesantía) al trabajador favorecido con una jubilación o pensión de vejez otorgada conforme a planes privados de jubilaciones y pensiones, al establecer que dichas pensiones y las compensaciones equivalente a las prestaciones correspondientes al desahucio, son mutuamente excluyentes”.

Es decir, si un empleador entrega a su empleado el 100% de los valores correspondientes a desahucio y, al mismo tiempo con documentos de la misma fecha, le consiente una pensión por motivos de jubilación, es el mismo empleado quien debe renunciar a la pensión otorgada en su favor.

De no ser así, a los fines de liberar al empleador del pago de la pensión por vejez otorgada erróneamente en favor de su ex empleado, dicho empleador debería hacerle de conocimiento mediante acto de alguacil, el cese inmediato de dicha pensión, encabezando el cheque entregado por concepto de prestaciones laborales en su momento, conjuntamente con su correspondiente recibo de descargo (de existir) debidamente fundamentado.

Posteriormente, procedería hacer de su conocimiento a la “Administradora de Fondos de Pensiones (AFP)” seleccionada, para fines de archivo y/o aclaración ante un eventual reclamo.

Ciertamente, si el empleador detuviere los pagos otorgados por concepto de pensión en favor de su empleado (también asimilados a cese de pago de salarios) podría constituir una falta continúa. Sin embargo, no existiría violación alguna contra los “derechos adquiridos” otorgados en buena lid y más aún cuando dichos derechos ya fueren entregados al momento del término de la relación laboral entre las partes.

Nunca podemos cohibir a nadie de reclamar lo que entienda es su derecho en justicia pero si deberíamos esperar, mínimamente, una sana administración de justicia….

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.