Ir al contenido principal

Obstáculos a las Sociedades Comerciales para la apertura de cuentas bancarias en República Dominicana

Por: José R. Logroño M. (@bucanerocosta76)

Ha sido tradición en el sector de los servicios bancarios en nuestro país que al momento de una persona jurídica solicitar la apertura de una cuenta bancaria por ante una institución bancaria legalmente establecida en República Dominicana, dichas instituciones a través de sus oficiales y representantes provean a esos prospectos clientes un listado enunciando una serie de documentos sociales, requeridos a fin de poder realizar la apertura de la cuenta independientemente de la modalidad bancaria por la que opte la persona jurídica.

En esos listados de documentos requeridos por las instituciones bancarias, cuando se trata de sociedades comerciales, por lo general se mencionan copias certificadas o no de: certificado de nombre comercial, impuesto de constitución de sociedad, estatutos sociales, lista de socios o accionistas, registro mercantil, acta de inscripción en el RNC, tarjeta de Identificación tributaria (TIT), acta de la asamblea general constitutiva y su nómina de presencia, lista de socios o accionistas “actualizada”, acta del organismo “competente” conforme a los estatutos autorizando la contratación o la apertura de la cuenta corriente así como la designación de funcionario representante para estampar firma, compulsa notarial, etc.[1]

Resulta que muchas veces, una vez tramitada formalmente la solicitud de apertura, y en la espera de obtener la apertura de la cuenta bancaria, por mala fortuna de las personas apoderadas o autorizadas por las sociedades comerciales solicitantes, los bancos a través de sus oficiales de negocios dilatan la concesión del servicio de la apertura alegando la ausencia de documentos corporativos anacrónicos[2] de los cuales quizás no haya justificación o base legal alguna o suficiente para ser solicitados, en razón del tipo de sociedad comercial solicitante conforme a la ley vigente.

Con respecto a este tipo de obstáculos del consumidor de productos y servicios financieros, señalaremos algunos de esos documentos que en muchas ocasiones  las entidades bancarias por intermedio de sus oficiales o representantes insisten en requerir una vez que una sociedad comercial solicita una apertura de una cuenta bancaria por ante una de sus oficinas:

“Asamblea General Constitutiva”. El Licenciado Antonio Tellado hijo explica que la asamblea general constitutiva es una junta de accionistas en la que se interviene para la constitución de la compañía y tienen como propósito la verificación de la verdad de la declaración notarial efectuada por los fundadores, la estimación y aprobación de los fondos no consistentes en numerario y de las ventajas particulares, y el nombramiento de los primeros administradores y comisarios.[3]Desde la introducción de la Ley 479-08 sobre Sociedades Comerciales y Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada, la celebración de la asamblea general constitutiva como requisito de constitución de sociedad comercial solo se exigía para las Sociedades Anóminas de Suscripción Pública[4] hasta su derogación expresa por la Ley 31-11, sin embargo en el artículo 188 modificado por la ley 31-11 se detalla la función y propósito de la asamblea general constitutiva.[5]

“Compulsa Notarial”. En la constitución de sociedades anónimas o compañías por acciones (tradicionalmente las de mayor sino exclusivo uso en República Dominicana a lo largo del tiempo), cuyo capital estaba integrado por acciones en numerario, era indispensable que se hiciera una declaración ante notario de la suscripción y pagos efectuados. Este acto redactado por el notario era de carácter auténtico[6], y aquel sólo da fe de lo que las partes le han dicho y él ha oído y escrito. El notario que recibía la declaración no daba fe de haber sido suscritas y pagadas las acciones, sino solamente hacía constar el relato que del cumplimiento de tal formalidad le ha sido hecho. El derogado artículo 56 del código de comercio, modificado por la Ley No. 1041, disponía que, cuando se trata de una compañía por acciones, la declaración notarial hecha por los fundadores debía ser sometida con los documentos que la apoyaban, a la primera junta general (asamblea general constitutiva), para verificar la verdad, así nos señala el Lic. Antonio Tellado hijo.[7]

“Tarjeta de identificación tributaria (TIT)”. Esta no era más que un “carnet” o tarjeta tributaria emitida por la Dirección General de Impuestos Internos (DGII) que se utilizaba para identificar las personas jurídicas o morales donde se consignaba el número de RNC (Registro Nacional de Contribuyentes).[8] La DGII descontinuó la emisión de estas tarjetas desde el mes de mayo del 2012 mediante aviso oficial debido a la implementación de la Oficina Virtual a través de la cual los contribuyentes pueden obtener una certificación que surte el mismo efecto y asegura información actualizada. [9] No obstante a esto, luego de introducida la Ley 3-02 sobre Registro Mercantil, convertido en obsoleto el artículo 42 del código de comercio relativo al doble régimen de publicidad de las sociedades de comercio, y con apego a la misma ley tributaria, una vez constituidas o modificadas las sociedades comerciales, la DGII siempre ha emitido un acta relativa a las sociedades inscritas en el RNC donde se consignan y describen con suficiente claridad los atributos más importantes de esas sociedad como por ejemplo la denominación social, tipo de sociedad, domicilio, fecha de inicio de actividades, capital social, participación social, principales socios y miembros del consejo de administración, etc.[10]

“Acta del organismo competente”. Esto se refiere de manera general a las actas de las asambleas de accionistas o socios, a las actas de las reuniones de los consejos de administración o gerencia de las sociedades comerciales. Se espera que estas actas autoricen a las personas al manejo de la cuenta sobre todo si se trata de una persona que no sea socio o forme parte de la gerencia o consejo de administración de la sociedad. Sin embargo y por lo general, los gerentes, presidentes o administradores designados estatutariamente se encuentran autorizados por disposiciones expresas contenidas en los mismos estatutos sociales, para solicitar en nombre y representación de la sociedad, la apertura de una cuenta bancaria por ante entidades bancarias o financieras legalmente establecidas ya sea en el territorio de la República Dominicana o en el Extranjero. No obstante esto, esas entidades requieren que se señale en las actas de manera expresa la institución bancaria o financiera por ante la cual se solicita la apertura y el manejo.

Entendemos que parte de esta práctica del sector bancario en nuestro país se debe, por un lado, a la rigidez normativa producto de la sumisión e integración del marco legal de derecho bancario dominicano a los compromisos derivados del país como signatario de diversos instrumentos jurídicos internacionales que regulan y persiguen el lavado de activos y tráfico ilícito de sustancias prohibidas.[11]

Así mismo y como forma de reforzar esos propósitos de control y vigilancia sobre el lavado de activos, y en virtud de acuerdo se sumará a la normativa bancaria dominicana la ley norteamericana del FATCA o Ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero (Foreign Account Tax Compliance Act) cuyo propósito persigue evitar la evasión fiscal de sus nacionales en bancos extranjeros fuera del territorio de los Estados Unidos.[12]El sector bancario dominicano bajo la exhortación expresa de la Superintendencia de Bancos de la República Dominicana sigue los lineamientos trazados para el cumplimiento de esa legislación FATCA aún antes de su entrada formal mediante el acuerdo intergubernamental definitivo a suscribirse entre los Estados Unidos y República Dominicana.[13] 

Por otro lado, la falta de coordinación de la Superintendencia de Bancos en procurar la uniformización de los listados de requisitos de las entidades bancarias que están bajo su supervigilancia para la apertura de los distintos tipos de cuentas bancarias ofrecidos, obstaculiza la concesión de esos servicios. Estos listados muchas veces no están muy bien enunciados toda vez que lo que procura el sector bancario es cumplir a cabalidad con esa rígida normativa que lamentablemente se traduce en dilaciones en perjuicio de los consumidores de esos servicios. [14]Esto a su vez deviene en la muy pobre, rutinaria y recurrente revisión de la documentación social remitida por los bancos a los abogados contratados en virtud de la ley No. 41 de 1974.[15] Esta revisión de las oficinas de abogados contratadas por los Bancos casi siempre se limita a marcar un “visto bueno” en una casilla a los documentos señalados en un listado dentro de los requisitos para determinar cual o cuales de esos documentos están pendientes o no de ser presentados o entregados al oficial correspondiente.

Sin interés de desviar el tema, cabe necesario marcar que estos obstáculos no se limitan a las personas jurídicas, y mejor prueba documental no podemos encontrar sino dentro de las exhortaciones, sugerencias, y lineamientos trazadas por la Superintendencia de Bancos de la República Dominicana a las entidades bancarias y financieras por intermedio de su circular No. 013/10 contentiva del “Instructivo conozca su cliente”, sin mencionar también de la misma forma las pautas que dictan los reglamentos internos propios de cada institución bancaria o financiera para el trato a los prospectos clientes.[16]

Es de importancia resaltar que este tipo de obstáculo del sector bancario al momento de realizar la apertura de una cuenta bancaria en definitiva no corresponde ni con la velocidad e instantaneidad de las operaciones comerciales verificadas hoy en día que de manera general les ofrece y promete el sector bancario al consumidor, y que este último también a su vez espera recibir dentro de sus expectativas mínimas de calidad de servicio bancario y financiero. Estas dilaciones tampoco se reflejan ni corresponden con los propósitos y principios rectores mencionados en la última versión del Reglamento emitido en el mes de Febrero del 2015 por la Junta Monetaria para la protección a los usuarios de los productos y servicios financieros.[17]Creemos que este tipo de obstáculos aniquila la flexibilidad que se pretende otorgar a los usuarios mediante la normativa vigente relativa a estos servicios financieros y bancarios, y también restringe la libre empresa e inversión extranjera. 

Si bien dentro de las consideraciones de la Junta Monetaria al dictar el reglamento de Protección al usuario de los productos y servicios financieros está la “obligación de las entidades bancarias y financieras de recabar de la información necesaria para asegurarse que los productos y servicios ofrecidos sean acordes a sus necesidades y capacidades”, nada podría impedir que esas entidades financieras y bancarias con el pretexto de cumplir con esa nueva normativa bancaria y financiera extiendan indefinidamente está práctica de dilatar la concesión de todo tipo de productos y servicios a pesar de los usuarios disponer de todos los mecanismos de ley correspondientes para la protección y reclamación de sus derechos de consumidor.   



[1] En este artículo al referirnos a personas jurídicas nos circunscribimos exclusivamente a las sociedades comerciales tanto antes como después de la introducción de la Ley 479-08 sobre Sociedades Comerciales y las Empresas Individuales de Responsabilidad Limitada.
[2] Decimos documentos corporativos “anacrónicos” porque quizás dependiendo del caso, pueden o no tener justificación de ser solicitados por la institución bancaria según el tipo de sociedad comercial que caracteriza conforme a la ley vigente a la persona jurídica solicitante.
[3] Tellado, Antonio Hijo. “Las Sociedades Comerciales en la República Dominicana”, página 210, Segunda Edición, Editora Centenario, Santo Domingo, R. D., 1999.
[4] Así lo disponía el derogado artículo 182 de la Ley 479-08 modificada por la Ley 31-11.
[5] El artículo 188 modificado por la Ley 31-11 reproduce casi de forma idéntica las disposiciones del derogado artículo 180 de la Ley 479-08. Luego de su modificación dicho artículo reza lo siguiente: “La asamblea general constitutiva, si la hubiere, tendrá como objetivo comprobar los actos inherentes a la formación de la sociedad y declararla regularmente constituida”. 
[6] El Código Civil dominicano en su artículo 1371 define el acto auténtico como: “…el que ha sido otorgado por ante oficiales públicos, que tienen derecho de actuar en el lugar donde se otorgó el acto, y con las solemnidades requeridas por la ley”.
[7] Tellado, Antonio Hijo. “Práctica de Derecho Comercial”, págs. 133-135, Tomo I, Tercera Edición, Editorial Librería Dominicana, Santo Domingo, R. D, 1977.
[8] La Tarjeta de identificación tributaria (TIT) fue implementada mediante la resolución No. 494-97 de la Secretaría de Estado de Finanzas (Ministerio de Hacienda).
[9] http://dgii.gov.do/informacionTributaria/publicaciones/avisosInformativos/Documents/10-12.pdf
[10] Esta Acta sobre el Registro Nacional de Contribuyentes siempre ha formado parte de los requisitos para la apertura de cuentas bancarias, antes de la introducción de la Ley 3-02 sobre Registro Mercantil el documento equivalente solicitado por las instituciones financieras era la autorización que otorgaba la misma administración tributaria para depositar los documentos sociales en las secretarías de tanto el Juzgado de Paz y la Cámara Civil del Juzgado de Primera Instancia correspondientes para satisfacer así el régimen de publicidad de entonces de las sociedades comerciales.
[11] En los considerandos (las motivaciones y justificaciones) de la Ley 72-02 sobre Lavado de Activos provenientes del Tráfico Ilícito de Drogas y Sustancias controladas se citan algunos de esos acuerdos, instrumentos y compromisos internacionales mediante los cuales se vincula a la República Dominicana.
[12] Las siglas FATCA se refieren a “Fair and Accurate Credit Transactions Act”, es una ley Federal de los Estados Unidos del año 2003 que ha sido utilizada como condición por los Estados Unidos para mantener de forma transparente todo tipo de acuerdos, intercambios y demás relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos de Norteamérica y sus socios y aliados comerciales.
[13] http://sb.gob.do/Circulares_Resoluciones_V2/Admin/Unpload/ci/cartas_circulares/Carta%20Circular%20007-15_Ley%20FATCA.pdf
[14] Dentro de las obligaciones generales de las entidades de intermediación  financiera y cambiaria enunciadas en el artículo 7 de la versión definitiva del Reglamento de Protección al Usuario de los Productos y Servicios Financieros contenido en la resolución de fecha 5 de Febrero del 2015 de la Junta Monetaria, está la de “Incorporar en su estructura organizacional una adecuada atención y protección a los usuarios”.
[15] La Ley No. 41 del 1974 implementó la obligación de las instituciones bancarias de contratar de manera permanente por el sistema de iguala a profesionales de derecho con domicilio legal y despacho o bufete establecido en la provincia donde se encuentran radicadas las oficinas principales, sucursales o agencias de esos bancos.
[16] http://www.sb.gob.do/pdf/circulares/CI13-10.pdf
[17] http://www.bancentral.gov.do/normativa/normas_vigentes/financieros/Proteccion_Al_Usuario_Servicios_Financieros.pdf

Comentarios

  1. ¡Excelente artículo, y es verdad los bancos les encanta dilatar, distraer y hasta extender el tiempo cuando no hay mas motivos que la desconfianza muchas veces sin fundamento mas que la "corazonada" de sus oficiales de cuenta. Debería de existir una entidad que de seguimiento de forma independiente que a las sociedades no se les haga esperar tanto en sus requerimientos!

    ResponderEliminar
  2. La examinación de un posible objetivo de fusión, adquisición, privatización o transacción similar de financiación empresarial exige mantener altos niveles de seguridad para proteger documentación confidencial y evitar posibles actos de fraude. Con fin de llevar a cabo dichas transacciones en condiciones seguras la mejor solución será utilizar una sala electrónico de datos debida diligencia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Twitter


Entradas más populares de este blog

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

“No somos responsables por daños…” La realidad desconocida.

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
Vivimos en una sociedad de consumos, en la que a diario nos trasladamos a establecimientos comerciales, centros médicos, hoteles y distintas empresas, con la finalidad de adquirir un determinado producto o servicio. La mayoría de esos lugares poseen y ofrecen un área destinada para parqueos, lo que hace que el cliente prefiera asistir a éste, porque, en principio, no solo le ofrece la comodidad que busca, sino que también le proporciona la seguridad de que su vehículo de motor estará bien cuidado.
Pero, en casi todos esos espacios, es común encontrar un letrero que contenga lo siguiente: “No somos responsables de los daños causados a sus vehículos ni a sus propiedades. Ni tampoco en caso de robo o perdida”, otros se leen de la siguiente forma: “La administración no se hace responsable de los vehículos dejados en este parqueo”. 
Establecer un espacio con la finalidad de que los usuarios puedan estacionarse genera un atractivo para las personas. Desde el …

De la anarquía instaurada por nueva Ley 140-15 que regula Notariado Dominicano

Por: @SylvioHodos


Pasando totalmente desapercibida, al promulgarse por el presidente Danilo Medina el 7 de Agosto de este año 2015 conjuntamente con la Ley No. 141-15 sobre Reestructuración y Liquidación de Empresas y Personas Físicas Comerciantes, la nueva Ley que regula el Notariado Dominicano e instituye el Colegio Dominicano de Notarios No. 140-15[1] viene indirectamente a revolucionar el Procedimiento Civil y las Vías de Ejecución, derogando la Ley de Notariado No. 301, así como la Ley No. 89-05 instituyendo el Colegio Dominicano de Notarios.
Por razones de espacio y de interés, no nos atardeceremos sobre la nueva composición del Colegio de referencia, ni sobre las funciones de capacitación de dicho Colegio, ni sobre el valor del sello, ni sobre las funciones notariales de los cónsules dominicanos, ni sobre las sanciones disciplinarias; sino que comentaremos los aportes y cambios que entendemos relevantes de este nuevo texto legal; aplicables de inmediato, al no identificarse ningu…

Impacto de la nueva ley de lavado de activos en el ejercicio de la abogacía

Por: Edgar Torres Reynoso (@ETorres_Reynoso)
En República Dominicana durante años el ejercicio de la abogacía, desde el punto de vista académico, ha recibido intentos de aumentar su regulación, tratándose de adicionar parámetros éticos y profesionales para el acceso a su ejercicio. Tal es el caso del proyecto de ley presentado por la Suprema Corte de Justicia en el año 2012, que pretendía regular el ejercicio de la abogacía[1] y de los notarios públicos. En este proyecto se establecían una serie de requisitos académicos para poder ejercer la profesión, incorporándose además nuevos deberes y obligaciones ─adicionales a los establecidos en la Ley 91 de 1983─ para los abogados. Sin embargo, el proyecto no ha sido sancionado por las cámaras legislativas quedando prácticamente en el olvido.
Actualmente, el ejercicio de la abogacía se encuentra regulado por:
a. La Ley 91 de 1983 que crea el Colegio de Abogados, declarada inconstitucional por el Tribunal Constitucional mediante sentencia TC/027…

Competencia de los Tribunales de Tierras para determinación de herederos de derechos inmobiliarios: caso del único sucesor

Por: Víctor M. Polanco M. (@VictorMPolancoM
Como regla general, la solicitud de determinación de herederos es competencia exclusiva de los tribunales civiles, así lo establece el artículo 326 del Código Civil.Los Tribunales de Tierras como jurisdicción de excepción, son competentes para conocer de la solicitud de determinación de herederos en los casos establecidos expresamente en el artículo 57 de la Ley 108-05 sobre Registro Inmobiliario.Conforme se deriva de la aplicación del artículo 57, la Jurisdicción Inmobiliaria sólo es competente para conocer de la determinación de herederos cuando ésta se solicita conjuntamente con la partición de inmuebles registrados.
Sin limitarnos a lo dispuesto taxativamente en el precitado artículo, es evidente que los Tribunales de Tierras nunca se limitarán a la simple determinación de herederos conforme las reglas de la filiación establecidas en el artículo 319 y siguientes del Código Civil, sino, que sus resoluciones o sentencias, necesariamente or…

El divorcio al vapor y la ley sobre Derecho Internacional Privado

Por: Dilia Leticia Jorge Mera (@DiliaLeticia)
El divorcio es el proceso legal mediante el cual se puede poner fin a un matrimonio.  La ley que rige ese proceso es la 1306-bis del 21 de mayo de 1937, que establece procedimientos especiales tanto si se trata de un divorcio por causa determinada (el más común es el de incompatibilidad de caracteres) o un divorcio por mutuo consentimiento.
En 1971 esa norma fue modificada mediante la Ley 142 y se introdujo un “nuevo tipo de divorcio” llamado comúnmente “divorcio al vapor”. Dice el profesor William Headrick que el “divorcio al vapor” surge “Con la finalidad de proporcionar negocios a los abogados dominicanos y divisas al Banco Central (…) que permite a los jueces dominicanos admitir el divorcio por mutuo consentimiento entre extranjeros no residentes.”[1]  La Ley 142 permite que los extranjeros puedan divorciarse de común acuerdo en el país, aún no sean residentes.
A parte de esa característica, tiene otras diferencias con el divorcio por mut…

La importancia de la teoría del delito en la práctica penal.

Por: Luis G. Fernández Budajir
Luego de casi 150 años de aplicación del Código Penal Napoleónico la República Dominicana se aboca a la aplicación de un nuevo modelo de Código Penal,[1] que incluye un sistema categorial clasificatorio que resulta común a casi todas las clases de delito y que ha sido denominado desde antaño como Teoría del Delito.
Con dicha teoría se intenta explicar los presupuestos que deben configurarse de modo general para la imposición de una pena o de cualquier otra consecuencia jurídica resultante, ya sea de la existencia o de la inexistencia, del delito.
Esto supone una ruptura con la tendencia francesa que rechaza de modo sistemático la implementación de la Teoría del Delito dentro de su sistema, permaneciendo, incluso hasta hoy, arraigada al planteamiento de los elementos constitutivos de la infracción, a saber, el elemento material, elemento moral, elemento legal y el elemento injusto. También continúa siendo una separación respecto al sistema anglosajón del c…

Las Costas en el Proceso Civil

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
¿Qué son las costas?
El pago de honorarios se remonta al Derecho Romano, del cual lo tomó el legislador francés, consagrándolo en el antiguo derecho, en ordenanza civil de 1667. De ahí pasó al Código Napoleónico y de este último a nuestra legislación, donde el artículo 130 del Código de Procedimiento Civil vigente, expresa que: “Toda parte que sucumba será condenada en las costas…”. De igual forma, tal concepción se deriva que “El vencido ha de pagar necesariamente al vencedor los gastos o costas del juicio”. Es decir, que la condenación en costas es una carga que se le impone a aquel accionante que habiendo acudido a pleitear fue aplastado por la defensa de su opositor.
El fundamento jurídico de esta regla condenatoria se basa en la doctrina que trata de explicar la condenación de costas por medio de la noción de riesgos. Lo que quiere decir que la parte que postula como demandante o demandada, debe soportar las consecuencias de su actuación en el pr…

Función Social del Abogado

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario

La idea de escribir sobre este tema me surgió en momentos en que aún cursaba la carrera, en razón de que postulo que el desenvolvimiento de los abogados va más allá de la defensa de intereses que están envueltos en los casos que le han sido apoderados. Otro aspecto que me motivó se debe a que luego de egresado, en el devenir de los quehaceres asumidos he constatado que en República Dominicana, es escaso toparse con abogados que ejerzan su función social.

Desde tiempos remotos la palabra “Abogado” ha sido concebida y definida de diversas formas, por distintos autores, críticos y profesionales de la misma área, como el título con el cual se le conoce a la persona que sirve como intercesor o representa intereses o presta asesoría a una persona que se encuentra en un conflicto. Muchos se olvidan de que la psiquis del profesional del derecho debe ser complementada.

No se trata únicamente de asumir una postura de representación en busca del proveimiento de lo…

¿Cómo identificar las obiter dicta?

Por: Amaury A. Reyes-Torres (@AmauryReyes)
Nota: la presente es una versión simplificada que forma parte de una investigación más amplia.
Generalidades
En un sistema de precedentes, no todo el contenido de una sentencia se considera vinculante. Aquello que vincula de una sentencia es la ratio decidendi o holding. La conclusión del tribunal que contiene la regla de derecho que deberá ser aplicada en casos futuros o circunstancias análogas. Le sigue el decissum que es la aplicación de esa regla de derecho a la controversia en concreto. Finalmente, la dictum o las dicta se refieren a toda declaración, máxima, o “dicho sea de paso” que carece de importancia para la solución del caso. Véase Michael Abramowicz & Maxwell Steams, Defining Dicta, 57 Stan. L. Rev. 953, 959 (2005).
Naturaleza de las Dicta
Existen buenas razones por las cuales las dicta no pueden considerarse vinculantes. Primero, toda labor jurisdiccional debe limitarse al caso o controversia del cual ha sido apoderado, de lo con…