Ir al contenido principal

La prueba en el referimiento civil


Por: Enmanuel Rosario Estévez[1]

Introito

La prueba juega un papel estelar para la democratización de la justicia. La prueba es, en esencia, el fundamento de toda decisión judicial, y constituye la herramienta más efectiva para la lucha contra la arbitrariedad de los jueces. A través de la prueba, los tribunales logran transparentar sus decisiones y la justifican de cara a la colectividad. Es por esto que el sistema probatorio de un ordenamiento judicial es determinante para la consecución de la justicia y la democracia.  

Lo anterior justifica el gran interés que presta tanto la doctrina como la jurisprudencia en el estudio de la prueba. Sin lugar a dudas, la prueba representa uno de los temas de mayor atención en el ámbito judicial. Debido a la importancia de la prueba para el ordenamiento, debe ser conceptualizada desde varias vertientes. El primero es el sistema probatorio, que prácticamente busca determinar el valor de los medios de prueba para el sistema jurídico. De aquí pudiera desprenderse una especie de catálogo axiológico de los distintos tipos de prueba que se producen en un proceso.

Así por ejemplo, en nuestro ordenamiento tenemos un sistema de prueba tasado para la materia civil, usualmente denominado sistema de prueba legal, que recoge en la norma el valor que deben tener los medios de prueba. Contrario a lo que sucede en materia comercial, que se concibe un sistema de prueba abierto o moral, que permite la interacción de todos los medios de prueba para probar la verdad de los hechos.

Precisamente en segundo lugar tenemos los medios de prueba, que consisten básicamente en las distintas formas en que se puede concebir una prueba. Es por esto que la prueba de un hecho pudiera adoptar la forma testimonial porque la única manera de demostrar su ocurrencia es a través de un testigo. Pero también, pudiera darse el caso en que exista la forma de probar los hechos a través de documentos escritos, entonces la prueba adopta la forma literal.

Ahora bien, no basta con la existencia del sistema probatorio ni tampoco con la definición legal de los medios de prueba en el ordenamiento, sino que para democratizar el sistema probatorio surge la necesidad de establecer la forma en que las pruebas deben ser incorporadas a un proceso judicial. De aquí surge el tercer concepto importante, que es la administración de la prueba.

Precisamente la administración de la prueba obliga a definir los mecanismos legales mediante los cuales las pruebas deben ser incorporadas en los procesos judiciales, sin menoscabar los derechos procesales de las partes en el proceso. Estas reglas de administración de la prueba, que esencialmente se encuentran en el código de procedimiento civil, indican que los medios de prueba deben ser introducidos o incorporados al proceso a través de ciertas herramientas preestablecidas y con carácter de orden público. De aquí es que surgen las medidas de instrucción previstas en el ordenamiento procesal.

Estos tres puntos constituyen la esencia del régimen probatorio para el ordenamiento jurídico, y por lo regular, mantienen la misma estructura para los distintos procesos que existen dentro del derecho privado. Y, resulta necesario comprenderlos para abordar el complejo tema de la prueba en el referimiento.

Del primer punto que debemos partir es que el referimiento es una herramienta jurídica bastante particular, debido a que conjuga el procedimiento de derecho común con elementos propios que corresponden a las características de esta figura. El referimiento es una sinergia del derecho común y de los elementos particulares de esta figura. Esto lo podemos apreciar cuando analizamos la prueba en el referimiento. Esto así porque el referimiento tiene características esenciales, como la celeridad y la urgencia, pero en cuanto al ámbito de la prueba se nutre del derecho común.

Es decir, que de entrada, debemos afirmar que no existe una regulación especial de la prueba en el referimiento, ni en cuanto al sistema de valoración, ni de los medios de prueba, ni tampoco en lo referente a la regulación de la administración de la prueba. En otras palabras, “las reglas habituales del derecho de la prueba son aplicables en referimiento”[2].

Para analizar la compatibilidad del referimiento con el régimen común de la prueba en el ordenamiento se hace necesario realizar un ejercicio armónico de interacción, lo cual siempre queda a merced de la apreciación del juzgador. Para comprender mejor este tema, es necesario abordar desde un punto de vista práctico la interacción del referimiento y el sistema de valoración de la prueba, así como también los medios de prueba y la forma de administración en esta materia.  

Los medios de prueba y su valoración en el referimiento

En términos probatorios no existen disposiciones especiales aplicables al referimiento, lo que deja un vacío normativo peligroso, pues permite todo tipo de interpretación por parte de nuestros tribunales y demás actores del sistema judicial. De aquí nace la primera interrogante, respecto de las medidas de instrucción que pueden ser admitidas en referimiento. Al no existir una regulación especial, se han suscitado dos corrientes de pensamientos: la primera indica que en referimiento se admiten todas las medidas de instrucción, pero la segunda, se inclina por establecer un papel limitado del juez de los referimientos en este ámbito.

La primera corriente parte del pensamiento de que en esta materia no existe una regulación especial, lo que permite al juez aplicar las disposiciones de los procesos ordinarios. Esta corriente se inclina por permitir la celebración de todas las medidas de instrucción que resulten necesarias y pertinentes para el esclarecimiento de los hechos, tales como la comunicación de documentos, comparecencia personal de las partes, informativo testimonial, inspección de lugares e incluso peritaje.

La segunda corriente es cerrada, y entiende cualquier otra medida diferente a la comunicación de documentos lacera la naturaleza del referimiento, y hace que este pierda su principal carácter, que es la celeridad. Básicamente, el fundamento de esta posición descansa en el hecho de que el juez de los referimientos es un juez de la provisionalidad. Sobre este tema la jurisprudencia dominicana no se ha referido y la doctrina dominicana es escasa. Sin embargo, tanto la doctrina como la jurisprudencia francesa han realizado una labor interesante.

La jurisprudencia francesa se ha inclinado por la primera corriente, al establecer que el juez de los referimientos tiene el poder de ordenar todas las medidas de instrucción que estime útil, especialmente la comparecencia personal de las partes[3]Esta importante decisión de la Corte de Casación Francesa constituyó el precedente más importante en el ámbito probatorio del referimiento, debido a que permitió que el juez de los referimientos ordenase cualquier medida de instrucción, incluso de oficio[4], pudiendo solicitar a un alguacil realizar una constatación o comprobación[5], en fin, ordenar todas las medidas de instrucción que estime útil y pertinente para la correcta solución del caso.

Esta interpretación jurisprudencial parte de lo expuesto anteriormente, referente a la aplicabilidad de las normas probatorias de derecho común en referimiento. De hecho, cuando analizamos el ordenamiento dominicano observamos que el artículo 60 de la Ley 834 permite que el juez ordene “en toda materia, hacer comparecer personalmente a las partes o a una de ellas”.

Indiscutiblemente la utilización del término “en toda materia”, incluye al juez de los referimientos, lo que no impide sin lugar a dudas, que se pueda ordenar la celebración de esta medida en referimiento. La misma formula puede apreciarse en el artículo 73 de la ley 834, que regula el informativo testimonial “en toda materia”.

A pesar de la posición de la jurisprudencia francesa, la corriente de pensamiento del profesor Roger Perrot se mantiene renuente en aceptar este esquema probatorio abierto, que permite al juez de los referimientos ordenar cualquier medida de instrucción. Para este eterno maestro del derecho, solo en el referimiento provisión se debe permitir la posibilidad de celebrar cualquier medida de instrucción, debido al carácter provisional.

A pesar del gran peso intelectual del profesor Perrot, la doctrina mayoritaria señala que esa distinción no existe en la norma, por ende, no deben existir restricciones. En ese orden, el juez de los referimientos puede celebrar cualquier medida de instrucción que resulte pertinente para la búsqueda de la verdad. Ahora bien, esto no quiere decir, que el juez de los referimientos debe ordenar de forma automática cualquier medida de instrucción que le requieran las partes.

En este caso el juez debe verificar dos aspectos, el primero es la pertinencia y utilidad de la prueba, y la segunda, es el sistema probatorio aplicable al caso. Sobre esto último, el juez debe verificar si está ante un referimiento civil, lo que le obliga a seguir los lineamientos del artículo 1341 del código civil.

Respecto de los medios de pruebas admisibles en la materia, debemos destacar que son la prueba literal, testimonial, presunciones, aunque no sucede lo mismo con el juramento decisorio y la confesión judicial. Esto así porque estos medios de pruebas pondrían fin a un litigio, lo que en esencia, corresponde al juez de fondo.

En definitiva, la prueba en referimiento es un tema interesante, al que no le hemos dado el valor que merece y tiene para nuestro ordenamiento. Incluso en este artículo dejamos temas pendientes como la impugnación de la prueba y los recursos.

[1] El autor es catedrático de grado y postgrado en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM). Ha impartido las asignaturas en la maestría de Procedimiento Civil de: Los Incidentes en el Proceso Civil, Procedimientos Urgentes, Proyecto de Memoria Final.
[2] Cayrol, Nicolas. Référé Civil, Répertoire de Procédure Civile, Enciclopedia Dalloz, Procédure Civil, actualizada 2019, Paris, Francia, Pág. 104.
[3] Cass Civ. 2, 30 noviembre 1955, Bull Civ. II, No. 549, Cass Civ. 1, 30 de junio de 1993, Bull 237
[4] Cass Civ 1, 25 de abril de 1979, Bull 120; Cass Soc, 5 de marzo de 1987 Bull 107;
[5] Guinchard, Serge, et all, Droit y pratique de la Procédure Civile, Action Dalloz, Pág. 588

Comentarios

Twitter


Entradas más populares de este blog

Difamación e Injuria en las Redes Sociales en República Dominicana

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario. 
Hace unas semanas se me acercó una joven con intención de plantearme algo que le sucedió en una red social. Al requerirle información sobre el hecho, procedió a decirme que fue objeto de insultos y le atribuyeron cometer actos no ocurridos. De inmediato, con la finalidad de comprobar sus argumentos, le requerí que me mostrara los comentarios y, ciertamente, había sido difamada e injuriada.
Lo anterior, ocurre constantemente y llama altamente la atención, puesto que si bien toda persona tiene el derecho fundamental a la libertad de expresión conforme al artículo 49 de la Constitución, no menos cierto es que éste encuentra sus límites frente a afirmaciones o comentarios que atacan el honor, la dignidad, la intimidad y la moral de los demás.
Resulta importante destacar que las redes sociales son medios que permiten crear perfiles, compartir contenidos e interactuar con otros usuarios y que cada día aumenta el número de personas que se unen, movidos por i…

“No somos responsables por daños…” La realidad desconocida.

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
Vivimos en una sociedad de consumos, en la que a diario nos trasladamos a establecimientos comerciales, centros médicos, hoteles y distintas empresas, con la finalidad de adquirir un determinado producto o servicio. La mayoría de esos lugares poseen y ofrecen un área destinada para parqueos, lo que hace que el cliente prefiera asistir a éste, porque, en principio, no solo le ofrece la comodidad que busca, sino que también le proporciona la seguridad de que su vehículo de motor estará bien cuidado.
Pero, en casi todos esos espacios, es común encontrar un letrero que contenga lo siguiente: “No somos responsables de los daños causados a sus vehículos ni a sus propiedades. Ni tampoco en caso de robo o perdida”, otros se leen de la siguiente forma: “La administración no se hace responsable de los vehículos dejados en este parqueo”. 
Establecer un espacio con la finalidad de que los usuarios puedan estacionarse genera un atractivo para las personas. Desde el …

¿Cómo identificar las obiter dicta?

Por: Amaury A. Reyes-Torres (@AmauryReyes)
Nota: la presente es una versión simplificada que forma parte de una investigación más amplia.
Generalidades
En un sistema de precedentes, no todo el contenido de una sentencia se considera vinculante. Aquello que vincula de una sentencia es la ratio decidendi o holding. La conclusión del tribunal que contiene la regla de derecho que deberá ser aplicada en casos futuros o circunstancias análogas. Le sigue el decissum que es la aplicación de esa regla de derecho a la controversia en concreto. Finalmente, la dictum o las dicta se refieren a toda declaración, máxima, o “dicho sea de paso” que carece de importancia para la solución del caso. Véase Michael Abramowicz & Maxwell Steams, Defining Dicta, 57 Stan. L. Rev. 953, 959 (2005).
Naturaleza de las Dicta
Existen buenas razones por las cuales las dicta no pueden considerarse vinculantes. Primero, toda labor jurisdiccional debe limitarse al caso o controversia del cual ha sido apoderado, de lo con…

La importancia de la teoría del delito en la práctica penal.

Por: Luis G. Fernández Budajir
Luego de casi 150 años de aplicación del Código Penal Napoleónico la República Dominicana se aboca a la aplicación de un nuevo modelo de Código Penal,[1] que incluye un sistema categorial clasificatorio que resulta común a casi todas las clases de delito y que ha sido denominado desde antaño como Teoría del Delito.
Con dicha teoría se intenta explicar los presupuestos que deben configurarse de modo general para la imposición de una pena o de cualquier otra consecuencia jurídica resultante, ya sea de la existencia o de la inexistencia, del delito.
Esto supone una ruptura con la tendencia francesa que rechaza de modo sistemático la implementación de la Teoría del Delito dentro de su sistema, permaneciendo, incluso hasta hoy, arraigada al planteamiento de los elementos constitutivos de la infracción, a saber, el elemento material, elemento moral, elemento legal y el elemento injusto. También continúa siendo una separación respecto al sistema anglosajón del c…

Reflexiones sobre la imagen de la Justicia

Por: Luis Fernández Budajir
Nadie niega la complejidad que encierra el concepto de Justicia. Sólo basta buscar dicha palabra en el diccionario para encontrar las diversas acepciones que envuelve. En su esencia la Justicia representa un ideal que incluye uno de los sentimientos más preciados para el hombre, lo que hace que su concepto sea de carácter absoluto, es decir, independiente en sí mismo, categórico y excluido de toda relación o comparación. Como valor, es invisible e inalcanzable, como la verdad o la belleza y, desde el inicio de las civilizaciones, estuvo vinculado estrechamente a la idea de virtud y era considerado como un valor de origen divino.
Dentro de las distinciones que se dan en el concepto de Justicia nos vamos a enfocar en lo relativo a la Justicia como virtud, partiendo de reconocer que existe aquella Justicia objetiva y Justicia subjetiva, la primera como cualidad entre la relación de personas y la segunda como intención de materialización de la Justicia objetiva.

Consideraciones sobre la importancia del Preámbulo Constitucional

Por: María José Sucart (@MajoSucart
El preámbulo forma parte esencial de una Constitución moderna, en el que el constituyente hace una declaración de los principios, propósitos y metas que tiene la Nación, y que sobre todo pretende lograrlos cumpliendo y acatando cada disposición constitucional.
Se conoce como preámbulo según el famoso constitucionalista alemán Carl Schmitt[1] al “resumen de la voluntad política más importante”. En esta definición de Schmitt observamos que para él, como para muchos otros, el preámbulo constitucional tiene un valor altamente político. Académicos y constitucionalistas de todo el mundo han coincidido con Schmitt en ese punto. Sin embargo, lo relativo al “preámbulo constitucional” ha sido debatido durante años, por ser visto de diferentes puntos de vista, en los que no solo se ha considerado que tiene valor político, sino también normativo y en ocasiones un valor interpretativo y explicativo.
El preámbulo de la Constitución Dominicana señala los principios…

De la anarquía instaurada por nueva Ley 140-15 que regula Notariado Dominicano

Por: @SylvioHodos


Pasando totalmente desapercibida, al promulgarse por el presidente Danilo Medina el 7 de Agosto de este año 2015 conjuntamente con la Ley No. 141-15 sobre Reestructuración y Liquidación de Empresas y Personas Físicas Comerciantes, la nueva Ley que regula el Notariado Dominicano e instituye el Colegio Dominicano de Notarios No. 140-15[1] viene indirectamente a revolucionar el Procedimiento Civil y las Vías de Ejecución, derogando la Ley de Notariado No. 301, así como la Ley No. 89-05 instituyendo el Colegio Dominicano de Notarios.
Por razones de espacio y de interés, no nos atardeceremos sobre la nueva composición del Colegio de referencia, ni sobre las funciones de capacitación de dicho Colegio, ni sobre el valor del sello, ni sobre las funciones notariales de los cónsules dominicanos, ni sobre las sanciones disciplinarias; sino que comentaremos los aportes y cambios que entendemos relevantes de este nuevo texto legal; aplicables de inmediato, al no identificarse ningu…

Las Costas en el Proceso Civil

Por: Juan Narciso Vizcaíno Canario
¿Qué son las costas?
El pago de honorarios se remonta al Derecho Romano, del cual lo tomó el legislador francés, consagrándolo en el antiguo derecho, en ordenanza civil de 1667. De ahí pasó al Código Napoleónico y de este último a nuestra legislación, donde el artículo 130 del Código de Procedimiento Civil vigente, expresa que: “Toda parte que sucumba será condenada en las costas…”. De igual forma, tal concepción se deriva que “El vencido ha de pagar necesariamente al vencedor los gastos o costas del juicio”. Es decir, que la condenación en costas es una carga que se le impone a aquel accionante que habiendo acudido a pleitear fue aplastado por la defensa de su opositor.
El fundamento jurídico de esta regla condenatoria se basa en la doctrina que trata de explicar la condenación de costas por medio de la noción de riesgos. Lo que quiere decir que la parte que postula como demandante o demandada, debe soportar las consecuencias de su actuación en el pr…

La nueva Ley 107-13 de República Dominicana

Una moderna legislación a favor de la buena Administración.
Por: José Ignacio Hernández G.
El pasado 6 de agosto de 2013, fue promulgada en República Dominicana la Ley Nº 107-13, cuyo propósito básico es regular las relaciones de los ciudadanos con la Administración Pública, principalmente, en el marco del procedimiento administrativo.
No se trata, sin embargo, de una Ley de procedimiento administrativo convencional. Es mucho más que ello: la Ley 107-13, establece las bases jurídicas para centrar el Derecho administrativo en el ciudadano y sus derechos fundamentales, a partir del derecho a la buena administración. Con lo cual, no exageramos al decir que nos encontramos ante una de las leyes más modernas en el Derecho administrativo comparado.
La Constitución de República Dominicana, de 2010, ya establecía la necesidad de dictar una Ley con ese contenido. De conformidad con su artículo 138, la Administración Pública debe regirse por los principios de eficacia, jerarquía, objetividad, igu…

El divorcio al vapor y la ley sobre Derecho Internacional Privado

Por: Dilia Leticia Jorge Mera (@DiliaLeticia)
El divorcio es el proceso legal mediante el cual se puede poner fin a un matrimonio.  La ley que rige ese proceso es la 1306-bis del 21 de mayo de 1937, que establece procedimientos especiales tanto si se trata de un divorcio por causa determinada (el más común es el de incompatibilidad de caracteres) o un divorcio por mutuo consentimiento.
En 1971 esa norma fue modificada mediante la Ley 142 y se introdujo un “nuevo tipo de divorcio” llamado comúnmente “divorcio al vapor”. Dice el profesor William Headrick que el “divorcio al vapor” surge “Con la finalidad de proporcionar negocios a los abogados dominicanos y divisas al Banco Central (…) que permite a los jueces dominicanos admitir el divorcio por mutuo consentimiento entre extranjeros no residentes.”[1]  La Ley 142 permite que los extranjeros puedan divorciarse de común acuerdo en el país, aún no sean residentes.
A parte de esa característica, tiene otras diferencias con el divorcio por mut…